Sigo adelante, a pesar de todo

Advertencia para el lector: esta es una nota de reflexión personal, sin contenido más allá de mis pensamientos e ideas sobre el blog y sobre la vida.

Falta poco para que este blog llegue a los seiscientos artículos, y a las 30.000 visitas. También puedo constatar que el número de visitantes ha ido creciendo paulatinamente, y de hecho a finales de julio había tenido tantas visitas como todo el año 2016.

Muchos de los que vienen son turistas ocasionales, navegantes de Internet que visitan la página para una sola lectura, y ya no vuelven. Pero otros muchos, cada vez más, veo que se animan a leer otros artículos relacionados con el tema que les interesa. Otros son lectores habituales, que gustan de pasarse por aquí de vez en cuando. Todos ellos contribuyen a que la existencia de este blog merezca la pena, y me animan a seguir escribiendo. Por todo ello, y a todos ellos, solo puedo decir dos palabras: muchas gracias.

amelia_earhart2
“Nunca interrumpas a alguien que está haciendo lo que dijiste no era posible” Amelia Earhart.

Soy consciente también de que la variedad de temas puedan confundir a unos, porque tan pronto hablo de cómo escribir una novela como de física cuántica. Esta dualidad sobre temas no la he adquirido yo, por supuesto. Se la debo a alguien. Concretamente, a mi padre espiritual y mi guía como ser humano. Ese alguien es Isaac Asimov, un hombre que gustaba de tocar todo tipo de temas, y que tiene varios miles de artículos de todo tipo. Por no hablar de sus impresionantes logros como escritor de ciencia ficción.

Yo no le llego ni a la suela del zapato, pero eso no significa que no me esmere en seguir su camino, su senda, sus enseñanzas, su estilo. Creando mi modelo, por supuesto, pero inspirándome siempre en mi gran maestro, en el hombre que hizo que dejara un mundo perdido en la nada, y me llevara por el camino del aprendizaje, y del conocimiento.

Porque yo era, como se dice popularmente, un “bala perdida” de joven. Sin destino, sin metas, fui al ejército como voluntario, firmé unos papeles para una unidad especial en la que me dijeron que me convertiría en un héroe y que viviría grandes aventuras, y yo me lo creí, porque no tenía criterio para reflexionar ni para pensar. Aquello me llevó a sucesos que marcaron mi vida, y salí de allí, también como se dice popularmente, “escaldado” y salvándome de tener problemas muy graves “por los pelos”.

nelson-mandela

Este blog, y estos libros que he escrito, y esta saga que espero terminar, son mi vida. Sí, tengo un trabajo, incluso un proyecto personal dentro de mi terreno, la informática, que es de lo que vivo. Pero este blog, estos escritos, estos libros, y estos lectores, son mi vida. A ellos me debo, y ellos son el motivo último de mi existencia. Por eso, porque están ahí esos lectores, yo me siento realizado, como escritor, y como persona.

He estado a punto de perder la vida tres veces, por circunstancias completamente distintas en cada caso. Sin embargo, parece que en ninguno de esos casos era mi hora. Algunos me dicen que es por decisión divina, que yo me iré cuando me toque. Yo no tengo esa fe, pero tampoco me voy a quejar de seguir en este mundo. Espero poder terminar los cuatro libros que me quedan, y dejar la saga completada y terminada. Ese es mi sueño, que espero poder completar.

Otro elemento fundamental de mi vida es la aviación. No soy piloto, pero sí vuelo en simuladores de vuelo avanzados, y he tenido el honor de poder enseñar a algunos pilotos a aprender a amar la aviación. Pero ese tiempo pasó, y ahora la aviación sigue siendo mi pasión, pero de un modo más tranquilo y personal. Eso sí, una vez pude probar las mieles de lo que es volar en un reactor, pero eso es algo que explicaré otro día si a alguien le puede interesar. No es algo de lo que me guste hablar, no por el hecho en sí, sino por las circunstancias que rodeaban aquellos tiempos difíciles, en los que dejé una parte importante de mi vida, y perdí lo que daba sentido a esa vida. En aquellos tiempos me pusieron un mote curioso, que luego usé durante unos años, pero que prefiero no recordar ahora.

Por lo demás, se acercan las navidades, y tengo una pequeña broma pensada para el 28 de diciembre, precisamente relacionada con la aviación. Algo inocente y divertido, y que esconderá una crítica a ciertas ideas de ciertas personas que quieren ver conspiraciones en todas partes. Algo relacionado con los “chemtrails”. Espero que sirva para sacar una sonrisa al lector.

Y por cierto, aunque les felicitaré la navidad como se merecen, ya de entrada espero que este 2018 sea un gran año para todos. Para mí lo ha sido este 2017. Sobre todo porque sigo vivo. Y cuando la vida es lo que te queda por perder, uno aprende a valorarla como se merece.

Viva. Vivamos. Seamos conscientes de que estamos vivos. Y vivamos esa vida plenamente. Ese es el motivo que debe movernos hoy, mañana, en 2018, y durante toda nuestra vida. Luego podemos buscar otros argumentos. Pero no olvidemos ese primero. Merece la pena. Se lo aseguro.

Muchas gracias a todos, y un abrazo.

 

Anuncios

Asimov y la democracia

La frase de la semana nos la trae Isaac Asimov. El gran escritor, humanista y científico ya había visto en el siglo XX el problema que supone que la democracia esté gestionada por gente ignorante y sumisa a cualquier regalo que le dé cualquiera que le diga lo que quiere oír.

Los griegos, inventores de la democracia, solo permitían votar a aquellos que eran cultos, formados, y conocedores de lo que elegían. ¿Significa eso que hemos de erradicar la democracia como forma de gobierno? Al contrario: significa que debemos formar hombres y mujeres con los conocimientos, la cultura, y la capacidad crítica para votar en las mejores condiciones. La ignorancia no vota por sí misma; su mano es guiada por aquellos que saben manipular a quienes no han tenido la oportunidad de disponer de una formación.

Democracia sí, siempre. Pero ignorancia no; nunca. Esa es la idea que Asimov transmitió durante toda su vida. Y el viejo sabio sabía muy bien lo que decía.

asimov

Dos sencillas luces en el camino

El ser humano no ha tenido grandes oportunidades de recibir educación a lo largo de la historia. Siempre fueron pocos los elegidos, y la mayor parte de la humanidad vivía en completa ignorancia.

Hoy eso ha mejorado, pero bien sabemos que queda un gran camino por delante. Por otro lado, también observamos que muchos jóvenes no se interesan por la ciencia, por la cultura, por el arte. Por el conocimiento en general. ¿Por qué?

En mi opinión, es el sistema. Yo, por ejemplo, sufrí situaciones difíciles durante mi juventud, hasta el punto de negarme a todo, enfrentarme a todo, y discutirlo todo. No era un problema de capacidad; no era falta de interés. Era, simplemente, una falta de motivación por aprender. Sin embargo, aquello que me interesaba, especialmente la astronomía, era mi pasión.

Todo aquello cambió con un libro y una serie: el libro fue “Nueva guía de la ciencia” de Isaac Asimov. La serie fue “Cosmos” de Carl Sagan. Ambas obras me transformaron completamente. A partir de entonces comencé un largo y difícil camino para poder sacar mi vida adelante. ¿Qué había ocurrido? Había ocurrido que había encontrado dos grandes maestros del conocimiento, que además eran maestros en transmitir ese conocimiento con arte, con pasion, con dulzura, envolviéndote en sus conocimientos, en sus datos, en sus sueños.

Hoy muchos jóvenes viven situaciones similares. Lamentablemente, muchos de ellos no encontrarán su libro y su serie que les dé una oportunidad. Las escuelas no son lugares donde se aprende a aprender. Solo se dan datos y más datos, sin pasión, sin calor, sin amor. Aprender es belleza. Aprender es pasión. Aprender es un sueño. Y quien practica la enseñanza debe entender este principio básico. Solo así podrá transmitir conocimiento real a los jóvenes.

Un libro. Y una serie de ciencia. Dos elementos tan sencilos, y tan complejos, cambiaron una vida, la mía, y muchas vidas. Porque muchos ingenieros y físicos de la NASA, del MIT, y del CERN, declaran haberse sentido motivados a ser lo que son gracias a estos materiales. ¿Dónde están hoy los sueños del conocimiento? ¿Dónde está hoy la aventura del saber? Hay que buscarlas. En cualquier esquina, de cualquier lugar…

nueva_guia_de_la_ciencia_asimov

“Los propios dioses”, cuando Asimov toca el cielo

Para estos días de agosto, os voy a recomendar “Los propios dioses” de Isaac Asimov. Aunque el propio Asimov dijo que no estaba satisfecho con el resultado, lo cierto es que ganó los más importantes premios de novela de ciencia ficción.

“Los propios dioses” es una novela que juega con conceptos de mundos paralelos y aproxima conceptos de la teoría de cuerdas, en un momento en el que la teoría de cuerdas sencillamente no existía, excepto por unos estudios preliminares sobre cromodinámica cuántica que permitían gestionar el concepto de campos gravitatorios (que es como comenzó a desarrollarse la teoría de cuerdas).

Una obra sin igual, que es una demostración más de que superar a Asimov se hace imposible para cualquier escritor de ciencia ficción. No veremos a un sustituto de Asimov en muchas décadas. Sus obras son demasiado ambiciosas, demasiado precisas, demasiado detallistas, y la suma de todas sus obras conforman una historia de la humanidad urdida con el detalle de quien teje una delicada tela. Para mí, sin ninguna duda, es el mejor escritor de ciencia ficción de todos los tiempos.

los_propios_dioses

La visión de la educación según Asimov

Supongo que más o menos todos estaremos de acuerdo en que Isaac Asimov fue uno de los hombres más importantes del siglo XX, en lo que se refiere a su visión del futuro en una infinidad de aspectos de la cultura y la tecnología humanas, pero también en todo lo relacionado con sus muy variadas visiones del mundo antiguo, incluyendo sus libros de historia, de divulgación científica, y, en general, del saber humano en general. Somos varias las generaciones que le debemos mucho de lo que somos a Asimov. Personalmente tengo una deuda eterna con él, y sentí su muerte como la de alguien cercano.

Por eso me gustaría traer aquí una entrevista que demuestra, una vez más, su capacidad de prever el futuro de forma brillante y clara. Incluso cuando el entrevistador saca a la luz el clásico “las máquinas van a acabar con la humanidad” él demuestra precisamente lo contrario. Recordemos que esta visión de la educación de Asimov es ciertamente de carácter sofista, donde la educación debe alejarse del grupo, y concentrarse en obtener lo mejor de cada individuo. Sin duda, un visionario.

Ciencia ficción, un género “menor”

¿Qué es la ciencia ficción?
 
Ayer alguien me comentó que este género, bueno, digamos, es un género infantil y que no aporta nada a la literatura seria. Es decir, el tópico infinito y clásico sobre este género.
 
¿Es la ciencia ficción un género menor? Esta es una pregunta que la gente se formula muchas veces. Lo cierto es que esa gente suele pensar en Star Wars o en películas similares. Hay que aclarar algunos aspectos:
 
1.- Star Wars es ciencia ficción, pero es básicamente una película de acción en el espacio. Es una obra maestra, pero es una película para entretener y pasarlo bien.
 
2.- Star Wars es ciencia ficción, pero la ciencia ficción es mucho, mucho más. Autores de gran renombre han escrito verdaderas obras maestras de la ciencia ficción, donde han planteado complejos mundos alternativos, y tecnologías y sociedades que luego se han hecho realidad. Escritores como Roddenberry, Clarke o Asimov tienen obras maestras de una gran profundidad y complejidad. Pondré dos ejemplos: “2001: una odisea del espacio” que dio lugar a una de las películas más famosas de la historia. O “La trilogía de la Fundación” de Asimov, donde se plantean aspectos morales, tecnológicos, políticos y sociales que se adelantaron 70 años a su tiempo.
 
3.- Los escritores de ciencia ficción no somos únicos en nuestros estilos y formas de escribir. Como en otros géneros, existen muchísimas variantes de la ciencia ficción. A algunos lectores les atraen más unas variantes, y a otros les gustan más otras. Pero todas aportan algo.
 
4.- He visto muchas veces a lectores que no habían leído nunca ciencia ficción, tener ideas estereotipadas y prejuicios sobre lo que era este género. Una vez les he animado a leer obras de calidad, se han sorprendido encontrando libros profundos, complejos, llenos de matices y riqueza. Libros que exploran el pasado, el presente, y el futuro de la humanidad. Libros que invitan a soñar con distintas sociedades, y que reflejan los problemas y crisis de nuestras sociedades, planteando alternativas. Esos lectores se han convertido en amantes de la ciencia ficción. No tiene que gustar a todos, pero gusta a más gente de lo que se podría pensar.
 
5.- Por último, yo invito a leer a alguno de los grandes indicados en el punto 2, y descubrir si este género es realmente tan secundario como muchos creen. Yo estoy seguro de que es un viaje en el que muchos van a descubrir que hay universos enteros por explorar en la ciencia ficción, y un torrente de imaginación e ideas que muchas veces luego se han vuelto realidad. Porque esa es la magia de la ciencia ficción: explorar los límites de la humanidad.
 
Gracias a todos.
Other-blue-planets_1600x1200

Isaac Asimov, siete razones para leerlo

Isaac Asimov es uno de los tres grandes de la literatura de ciencia ficción, ese género bastante incomprendido por parte de muchos lectores, que consideran que no están para navecitas espaciales y rayos laser. Sin embargo, la buena ciencia ficción abre fronteras, plantea dilemas morales y éticos, y propone nuevos mundos hipotéticos para investigar un futuro de la humanidad. En todos esos aspectos, Asimov fue un genio. Vamos a verlo.

¿Por qué leer a Isaac Asimov? Hay muchas razones. Pero vamos a comentar siete:

asimov
Isaac Asimov, padre de la robótica

Leer más “Isaac Asimov, siete razones para leerlo”