“Te esperaré al anochecer” disponible en Lektu

Tengo que decirte que mi vida ha cambiado completamente desde que nos vimos aquella noche mágica. Sí, sé que suena a tópico, a lo de siempre. Sé que estuve casado antes, y que mi vida fue un completo tedio, más aburrido que encender la televisión esperando que algo, o alguien, te cambie la vida de algún modo.

Pero tu aparición logró eso, y mucho más. Aquel viernes mágico, riendo, hablando, mirando las estrellas con mi viejo telescopio, y jugando con las olas del mar, comprendí que la magia no es esperar que ocurra un milagro; la magia es dejarse llevar por el milagro de tu mirada azul y limpia, como el mar que besaste aquella noche.

Esta noche te esperaré otra vez. Te esperaré al anochecer. Porque quiero volver a compartir contigo las estrellas. La vida comienza para muchos cuando sale el Sol. Para mí empieza cuando se pone. Porque es entonces, y solo entonces, cuando siento que estás cerca.

Vuelve. Seamos, de nuevo, un corazón en busca de estrellas…

portada_te_esperare

 


 

Sueño contigo

Dejo mis sueños en mi camino,
y en polvo los torna el tiempo.

Dejo de soñar contigo,
y te vas yendo , flotando en el viento.

El viento de la noche me trajo tu mirada,
y me abracé a ella con todo mi ser,
y ahora que ha llegado la mañana,
quisiera que no volviese a amanecer.

Son tantas las estrellas condenadas,
a brillar mucho en pocos días,
y a transformarse luego en nadas.

Son tantas las batallas por ti ganadas,
pero fue aquello que más querías,
lo que jamás en verdad imaginabas.

El barro cubre hoy mi sangrienta senda,
y me lleva perdido a la noche fría,
y estoy solo en el vacío de tu ausencia,
por perder a la mujer que tanto y tanto quería.

El inmortal nombre que forjaste en tu alma,
es sólo un recuerdo de lo que fue antaño,
bañado en tu mirada que tanto me calma,
parezco perderme ayer, hoy, año tras año.

Y tú, que cubriste para siempre mi sueño,
de esperanza, amor, anhelo,
sé para siempre la voz, mi sendero.

Y tú, que diste fe a este mortal perecedero,
dame tu mano y llévame presto
a encontrar el sueño que fue nuestro amor eterno.

Fuimos dos, fuimos camino,
fuimos uno en la tierra y el cielo.

Camina ahora, búscame entre tus miedos,
entre tus esperanzas y sueños necios,
y llévame a casa, donde curar pueda,
el dolor que tanto sufro y siento.

Fuimos sólo un sueño.
Mas fuimos, en verdad, sueño eterno.

I. Campomanes. Diciembre 1986.

(Del libro “Círculo eterno y otros relatos cortos”. Portada diseñada por A.R. Cano).

circulo_eterno

Dónde están los héroes y los sueños del siglo XX

Hace muchos, muchos años, y esto no es un cuento, escribí una canción con mi guitarra que se titulaba “Trovador de siglo XX”. Aún anda la partitura por algún lado. El caso es que es cierto. Ahora, escuchando el disco “I Robot” (Yo Robot) de Alan Parsons, inspirado en el libro del mismo nombre del Maestro Isaac Asimov, me pregunto: ¿dónde ha quedado mi época? ¿Qué hago en este siglo XXI que ni entiendo ni puedo asimilar?

El siglo XX pasó, y las nuevas generaciones no conocen aquellos tiempos. Hablando hace poco con un chico que ahora acaba de cumplir 26 años, me daba cuenta de que le hablaba de grupos, de escritores, de sucesos, que ni conoce, ni probablemente le importan en su mayor parte.

galaxia

Leer más “Dónde están los héroes y los sueños del siglo XX”

Nota de servicio en La leyenda de Darwan

Hola a todos los humanos y entidades conscientes de otras dimensiones que leen y siguen este pequeño blog en Internet. Hoy me gustaría agradecer, ahora que se acercan las navidades, el creciente interés que está página despierta en los lectores.

Estamos cerca de los quinientos seguidores del blog, que personalmente me parece una cifra seria para un blog dedicado a la literatura y las ciencias sin apoyos externos, ni marketing, ni SEOs, ni atomizadores cuánticos que lo apoyen.

Por otro lado, hemos superado las mil entradas del blog, y hemos alcanzado los cien mi visitantes. Además, el blog está a punto de contener un millón (1.000.000) de palabras escritas. Cómo se nota que no tengo hijos. Al menos reconocidos. Los artículos de filosofía, literatura y humanidades en general son de los más leídos, lo cual es realmente reconfortante, porque se demuestra el interés en esta importante materia. Pero los de ciencia no se quedan atrás.

Como pueden ver en el gráfico, el aumento en 2019 ha sido muy importante. Agradezco los apoyos externos de otros blogueros que han compartido material a través del portal Bloguers.net, al que también agradezco su apoyo.

estadis
Datos del año 2019 a fecha 28/11.

Y, para terminar, el año que viene, 2020, será la fecha, si no explota nada, en la que terminaré mi proyecto de la saga Aesir-Vanir, que empecé a modelar hace solamente cincuenta años, en 1970. El libro “La leyenda de Darwan IV: Idafeld” cerrará la historia de las dos líneas de evolución de la humanidad que he venido describiendo en los quince libros de la saga. Una fecha muy importante para mí, porque puede que mi trabajo sea modesto y anónimo, pero es el trabajo de toda una vida de sueños e ilusiones.

Por todo ello, agradecer a todos su presencia, su apoyo, sus “me gusta”, sus comentarios, y su interés. Navegar por las redes sociales y encontrarte comentarios diciendo “ese blog tiene contenidos muy interesantes” es un lujo que jamás pensé podría vivir.

Por todo ello, a todos ustedes, muchas gracias por su apoyo. Seguimos adelante. Hasta las estrellas, y más allá.

Yolande_idafeld
Fragmento de “La leyenda de Darwan IV: Idafeld”

 

Blogueros: el síndrome BES (Bloguer Exhaustion Syndrome)

Se habla mucho, y con razón, del síndrome del “burnout” en los blogueros, o sea, entusiastas que se dedican a tener una página web donde hablar de cualquier cosa que les interese, sea papiroflexia, cocina, maternidad, o mecánica cuántica.

Todo cabe en los blogs, y hay blogs que son verdaderas joyas por sus contenidos, que ofrecen de forma gratuita y altruista. No aparecen en la tele ni en entrevistas, pero los lectores saben que allí hay material de primera.

Pero eso tiene un precio, y es que el bloguero, que es un ser humano aunque muchos crean que estas cosas se escriben solas, puede agotarse mentalmente. Y ahí aparece el “síndrome del burnout”, que es un anglicismo para decir: “estoy hasta el gorro del maldito blog”. O quizás simple y llanamente: “no puedo más”. Vamos a analizar este síndrome a continuación, y ver naturaleza, origen, y posibles soluciones.

musas-uno-1
Las musas inspiran a los creadores, pero ellas solas no se bastan para mantener un blog

Leer más “Blogueros: el síndrome BES (Bloguer Exhaustion Syndrome)”

Clasificando literatura y escritores

Vamos con una nueva entrada en la línea de los textos anteriores que he ido preparando sobre el mundo de la literatura, los escritores y los libros. Términos que parecen descontextualizados en este siglo XXI tan tecnificado, donde la imagen lo es todo. Pero la palabra siempre tendrá su sitio, y aunque las librerías cierran y las bibliotecas se vacían, afortunadamente sigue habiendo muchos aficionados a leer. Y a escribir. Pero aquí viene una pregunta conflictiva: ¿se puede considerar que todos los que escriben son escritores?

Este texto es una reflexión personal. Su origen son algunos comentarios que algunas personas han vertido sobre mí y mi propensión a hablar de literatura a la menor oportunidad. Y, en ese entusiasmo, puedo dar una imagen equivocada de cómo veo el mundo de la literatura y los escritores. Este texto pretende aclarar eso. Si eso es posible claro.

laleyenda_libros

Leer más “Clasificando literatura y escritores”

Acosadores literarios, cómo acabar con ellos

Pongámonos en situación. Estoy en casa, concentrado en algo importante y crítico, por ejemplo, la Playstation. Y, de repente, recibo un curioso mensaje por correo. Pongo el juego en pausa, miro el misterioso correo, y, ¡vaya! Es un acosador literario, que me dice que, si no adquiero ahora su libro en oferta en Amazon, es porque estoy completamente loco. Entonces suspiro, miro con odio la foto del autor y de su libro, y decido que tengo que hacer algo. ¿Es delito acabar con los acosadores literarios? Espero que no, porque tengo varios cuerpos en la despensa.

Bueno, hablando en serio: ¿cómo acabar con los acosadores literarios? Vamos a hablar de acosadores literarios, y vamos a ver dos ejemplos de blogs que no han necesitado para nada acosar a nadie para convertirse en un éxito. Lo cual demuestra que se puede brillar con luz propia si el trabajo es duro, honesto, y riguroso. Es decir, el secreto de toda la vida, pero aplicado al siglo XXI. Nada más, y nada menos.

lee_mi_libro

Leer más “Acosadores literarios, cómo acabar con ellos”

Hedwig Kudo, palabras y letras por doquier

El pasado día 23 de abril, el día del libro, tuve la suerte de conocer personalmente a Vanessa Calonge, más conocida en círculos literarios y de bloguers como Hedwig Kudo. Hedwig estaba en un stand, ofreciendo su libro, y pude departir unas palabras con ella, y otras dos escritoras que la acompañaban.

Ella es una escritora que acumula grandes éxitos en sus facetas como amante de las letras y como bloguera, y tiene un importante y nutrido grupo de seguidores, que ha conseguido a base de mucho trabajo, esfuerzo, y talento. Que, al final, son los parámetros que pueden hacer destacar a alguien de forma continua. Otros alcanzan el éxito por influencias, pero estos ven caer su éxito tan rápido como lo adquirieron. Hedwig es de esas hormiguitas que va trabajando y logrando dar pasos seguros y con firmeza, y eso se nota en su web y en sus proyectos. Sin duda aconsejo visitar su web, donde últimamente ha incorporado un podcast. Tambien su twitter, que últimamente ha superado una importante cifra.

dibujohed1

Leer más “Hedwig Kudo, palabras y letras por doquier”

Endorfinas y síndrome de abstinencia literario

Hoy vamos a dar otro paseo por el mundo de las letras. Hace ya un tiempo que inicié un listado de artículos sobre el apasionante, desquiciante, y abrumador mundo de la palabra escrita, y de cómo atrapa las mentes de los escritores, y luego de los lectores, de una forma sutil y compacta, hasta que nos vemos arrastrados a escribir, y a leer, hasta sucumbir por el sueño, el cansacio, y el agotamiento. Nunca por el tedio, excepto si se lee “Cincuenta sombras de Grey” claro. Siempre hay excepciones.

¿Y a qué se debe esa pasión desatada por las letras? Son las traicioneras endorfinas. El mayor invento de la historia, y origen de muchos de los pecados de la humanidad. Pero pecados que merece la pena cometer de vez en cuando. Vamos a verlo.

escribir

Leer más “Endorfinas y síndrome de abstinencia literario”

Nadie leerá nuestros libros cuando hayamos muerto

Estaba esta mañana pensando en los detalles finales del nuevo artículo que preparo para el blog, y que incorpora un vídeo que estoy terminando, cuando de pronto suena el aviso de un correo nuevo. Recibo bastantes al día, así que uno más no es más que una cuestión de prestarle tres segundos de atención. Quién sabe; quizás sea alguien anónimo que me ha dejado su fortuna para que pueda seguir escribiendo sin cortapisas ni estrecheces. O quizás sea el FBI, que piensa arrestarme por aquellos cuadros que robé de aquel museo en Los Ángeles. Juro que no fui yo, señor juez, fue mi vecino. O quizás podría ser un recuerdo del pasado, que acude cuando menos se le espera.

Pero no; es de una web de literatura. Hace unos tres años les mandé un texto, un pequeño relato que había escrito, y que envié por si fuese de su interés publicar. Como ocurre siempre, no obtuve respuesta. Ahora, sin embargo, tras tres años, me llega un correo de ellos, diciéndome que lo van a publicar. Tres años. 

Y lo he leído. Es un texto que escribí cuando todavía estaba sumergido en los mares de Facebook, en varios grupos de literatura, y veía cada día a cientos de escritores tratando de que alguien se fijara en su último relato, en su última novela, en su última poesía. En su último grito de desesperado para que alguien escuche su palabra. Tengo algún texto con la misma temática más reciente. Pero este nació directamente por la influencia de ese caos de Facebook.

Aquello me inspiró para escribir este texto. Una simple reflexión, que he pensado en rescatar, por una vez, porque ya me libré de Facebook y de aquella locura. Ahora sigo estando loco, pero comparto conmigo a solas, y en este blog, ese mal que tanto miedo da, y que tanto nos da como escritores.

Así que ahí va, por si quiere usted leerlo. Lo rescato de nuevo. Para todos ustedes. Y para todos esos escritores y escritoras de Facebook, que probablemente sigan soñando con la libertad de las letras reconocidas por sus semejantes. Ahí va.

libro-energia

Leer más “Nadie leerá nuestros libros cuando hayamos muerto”