Sueño contigo

Dejo mis sueños en mi camino,
y en polvo los torna el tiempo.

Dejo de soñar contigo,
y te vas yendo , flotando en el viento.

El viento de la noche me trajo tu mirada,
y me abracé a ella con todo mi ser,
y ahora que ha llegado la mañana,
quisiera que no volviese a amanecer.

Son tantas las estrellas condenadas,
a brillar mucho en pocos días,
y a transformarse luego en nadas.

Son tantas las batallas por ti ganadas,
pero fue aquello que más querías,
lo que jamás en verdad imaginabas.

El barro cubre hoy mi sangrienta senda,
y me lleva perdido a la noche fría,
y estoy solo en el vacío de tu ausencia,
por perder a la mujer que tanto y tanto quería.

El inmortal nombre que forjaste en tu alma,
es sólo un recuerdo de lo que fue antaño,
bañado en tu mirada que tanto me calma,
parezco perderme ayer, hoy, año tras año.

Y tú, que cubriste para siempre mi sueño,
de esperanza, amor, anhelo,
sé para siempre la voz, mi sendero.

Y tú, que diste fe a este mortal perecedero,
dame tu mano y llévame presto
a encontrar el sueño que fue nuestro amor eterno.

Fuimos dos, fuimos camino,
fuimos uno en la tierra y el cielo.

Camina ahora, búscame entre tus miedos,
entre tus esperanzas y sueños necios,
y llévame a casa, donde curar pueda,
el dolor que tanto sufro y siento.

Fuimos sólo un sueño.
Mas fuimos, en verdad, sueño eterno.

I. Campomanes. Diciembre 1986.

(Del libro “Círculo eterno y otros relatos cortos”. Portada diseñada por A.R. Cano).

circulo_eterno

Idafeld y las promesas incumplidas

Una de las expresiones más asombrosas del ser humano es su capacidad para incumplir con su palabra, o directamente tergiversar la verdad. Cuando no mentir directamente. Algunos ejemplos son “te amaré toda la vida”, “te pagaré mañana”, sin olvidar el clásico y famoso “esta noche has estado increíble”. Siempre encontramos una nueva forma de saltarnos nuestras propias palabras.

Eso es lo que estoy haciendo hoy, publicando un fragmento más de “La leyenda de Darwan IV: Idafeld”. La razón es que el texto anterior, que pueden leer en este enlace, quedaba demasiado colgado, y he optado por completarlo ahora, para que quienes lo lean tengan una visión más amplia de los hechos narrados.

En todo caso, tras la aparición fortuita de Idún en la cámara donde están Scott y Helen, aquella ordenaba a Helen que despertara del estado de coma, o de animación suspendida, en el que se halla. Y este será el inicio de la historia final de Helen Parker, y de una saga que he diseñado durante los últimos cincuenta años. Muchas gracias.

Image-2

Leer más “Idafeld y las promesas incumplidas”

Fragmento de “Las entrañas de Nidavellir II: Promakhos”

Sigue el trabajo agotador de revisión de “Las entrañas de Nidavellir II: Promakhos”. Pero ya se otea el final en el horizonte. El libro estará listo y disponible a lo largo del mes de mayo, eso seguro, sin especificar fecha. Son, entre los dos libros, unas 1.200 páginas en total, de un relato que empezó siendo un texto por entregas para una revista literaria ya desaparecida.

La revista desapareció, no así mi interés por continuar esta historia, basada en el año 2153, aunque, como se puede deducir del fragmento, no es el único año que se vive en sus páginas. Estos dos libros forman parte de la saga Aesir-Vanir, y de la lucha de Sandra por conocer su destino y reencontrar a su padre, aspecto que conforma el hilo a través de 700 años de su historia.

La primera parte fue elegida como número 1 en la categoría general de la red literaria Entreescritores, estando en el momento de escribir estas líneas en segundo lugar. Como siempre, agradecer a los lectores sus votos y comentarios, que son los que lo han hecho posible. Espero que disfruten de esta segunda parte, donde las cosas se complican para Sandra, como no podía ser de otro modo. Muchas gracias.

“Dale a un hombre matemáticas y conocerá el universo. Dale a un hombre filosofía y se conocerá a sí mismo, y con ello, al universo”.

(Arístides. Del libro “Las entrañas de Nidavellir II: Promakhos”).

aristides