Literatura: mamá, soy un romántico

Hacía tiempo que no visitaba la página de Lektu, dedicada a promocionar obras literarias, podcasts, y otros materiales. Había subido el último texto, “La última carta de Julia” y había vuelto a mis tareas cotidianas. Por cierto, agradecer a los lectores que, en el momento de escribir esto, ese relato se encuentre en la undécima posición.

Fue entonces cuando me dije “¿qué estará moviéndose por Lektu? Dejé en la mesa el mando de la Playstation, y me puse a ver un poco los datos.

Y la verdad es que me he llevado una agradable sorpresa. No sé si ya estaba implementado, o me he dado cuenta yo ahora, pero los libros contienen desde hace un tiempo un registro de su posicionamiento, cuando este alcanza ciertos valores. Y he podido comprobar que en la categoría de “ficción” tengo cuatro de los libros en las veinte primeras posiciones este mes. También que “Te esperaré al anochecer” se encuentra en sexta posición en el Top global en categoría de ficción, y en tercera posición en el Top en categoría “Romántica”.

Otros trabajos también tienen posiciones ventajosas, como “Somos los hijos de la Tierra” y otros. Y me he dicho: ¿romance? ¿Yo? ¿De verdad? ¿Es que el mundo se ha vuelto loco? No. La explicación, creo, es otra. Y aquí trato de encontrarla.

Leer más “Literatura: mamá, soy un romántico”

Letras: cuando el sueño de un escritor vale 750 euros

Hoy vuelvo a la carga contra las editoriales. Qué malo soy. Pero es que me dan motivos para ello. No todas por supuesto, hay editoriales muy honestas y profesionales. Pero muchas son básicamente máquinas de ilusiones, que envuelven con un halo de luz a un despistado escritor, con el fin de obtener un beneficio, y salir corriendo con la famosa frase “si te he visto no me acuerdo”.

Hace unos días recibí un correo de la enésima editorial de este tipo: básicamente lo que me venía a decir es “si nos das 750 euros serás un escritor rico y famoso, y el mundo vibrará con tus obras eternas“. Y muchos lo creemos. Porque necesitamos creer. Sobre todo si tenemos entre los 15 y los 25 años, que son las edades más propensas a caer.

(c) Walker Art Gallery
Leer más “Letras: cuando el sueño de un escritor vale 750 euros”

Literatura: en ocasiones veo tragicomedias (+vídeo)

Hace unos días escribí un artículo sobre la necesidad de entender que el éxito de un escritor no se ha de basar tanto en obtener el deportivo descapotable de sus sueños, o la mansión con piscina de veinte lavabos.

Pues bien, alguien se me acercó, virtualmente hablando, y me dijo que lo que yo quería decir realmente en esa entrada era una forma de excusarme ante mi fracaso como escritor. También me dijo:

“El que no se conforma es porque no quiere”.

Leer más “Literatura: en ocasiones veo tragicomedias (+vídeo)”

Por un puñado de votos

Ayer mantuve una acalorada discusión con un familiar sobre mi retirada de las redes sociales. Es normal, todavía existe alguien que se preocupa por que mi estado mental no termine por convertirme en un paranoico asesino esquizoide psicópata. Y eso que hace semanas que no salgo con el hacha para descuartizar a jóvenes despistados, que han ido de excursión a la montaña solitaria un fin de semana.

Pero hablando en serio, la cosa terminó en empate: yo no me conectaré más a las redes sociales, algo que me he prohibido (Facebook, Twitter, Instagram) excepto con las cuentas profesionales para el trabajo. A cambio, seguiré en Bloguers.net, porque, tras un intenso combate de cuchillos y sangre, convinimos que no es una red social al uso. Pero dejaré siempre, al final de cada entrada, un aviso:

“Vótame solo si has leído o vas a leer el artículo”.

Leer más “Por un puñado de votos”

La obsesión por la inmortalidad en la literatura y escritores

Hoy vengo con un tema que surge una y otra vez cuando hablo con algunos familiares. Y es esa obsesión por “la posteridad” y por “el legado que todos dejamos”. Un legado que, al parecer, tenemos que ofrecer como símbolo de nuestra existencia. Como si nuestra existencia efímera y momentánea en este planeta fuese a ser algo más que una pequeña gota de lluvia en un mar inmenso, donde cada nueva gota se funde y desaparece para siempre.

Sí, es cierto que sigo la filosofía existencialista de la generación del 98. Y sí, es cierto que autores como Pío Baroja y Unamuno modelaron mi mente. ¿Es eso un pecado? ¿Es una falta por la que deba ser juzgado? No. Es un signo de que toda existencia tiene un solo fin: la extinción. Y mientras no comprendamos este principio absoluto, no podremos entender la importancia de vivir cada momento de la vida.

freyja

La diosa Freyja, señora de la guerra y la muerte

Leer más “La obsesión por la inmortalidad en la literatura y escritores”

Literatura: sin principio no hay historia

Nota: este texto (y vídeo) son una mirada introspectiva y personal a mi pasado. Y no fui nunca un superhéroe, así que no espere grandes emociones. Sí muchos recuerdos y sentimientos enterrados en el ayer. Muchas gracias.

Antes de nada, quiero dar las gracias a todos los lectores que se van sumando a La leyenda de Darwan, y a los que siguen por aquí pasando por el blog. A fecha de fin de junio de 2020 las lecturas ya son 3/4 del total de lo que fue todo 2019. Es realmente impresionante, con 35.000 visitas en lo que va de año. Muchas gracias.

Estaba hace poco trasteando en el infinito e inagotable manantial de cajas de libros y revistas que conservo, buscando este o aquel material que en ese momento había pasado por mi mente. Es increíble cómo podemos llegar a llenar tanto espacio con sueños en forma de papel.

book

Leer más “Literatura: sin principio no hay historia”

Escenario, teclados y tacto, un mundo de sensaciones

Hoy vengo contento y orgulloso porque, después de una larga espera, por fin tengo un nuevo portátil con el que escribir. El anterior dijo “basta”, y me dio una patada en el trasero, mandando mis sueños de escritor ambulante al infierno. Pero heme aquí que yo, que he escrito el 90% de mis libros fuera de casa, por fin he derrotado al destino, y puedo, por fin, volver a escribir en los lugares más insospechados del planeta.

En mi caso el ordenador no es solo una herramienta de escritura, al contrario: me gano la vida con la informática. Por ello debo comprar ordenadores que me permitan trabajar y llevar a cabo mis tareas. Pero no descuido, ni por un momento, lo que me va a permitir escribir ese ordenador. Siempre lo tengo en cuenta.

Así puedo decir que la tercera parte de “La estrella de Kítezh” estará lista la semana que viene. La primera parte la puede leer en este enlace.

macbookair_2020
Mi nuevo ordenador, en mi cafetería preferida para la literatura

Leer más “Escenario, teclados y tacto, un mundo de sensaciones”

El último escritor

Para Su Alta Majestad:

Mi nombre es William Grey, ciudadano registrado con el código 147-DX-23230. Estoy aquí para una alta petición que ruego a Vuecencia me conceda, con…

Will borró el texto. Era la cuarta vez que lo empezaba. Y la cuarta ocasión en la que lo borraba. Su novia se acercó. Se sentó a su lado, y le pasó el brazo izquierdo por el cuello, mientras por el derecho le acariciaba el rostro.

ulises-corte-alcinoo-pintura

Leer más “El último escritor”

Sexo en literatura: cuándo, cómo, por qué

¿Sexo? ¿He dicho sexo? Esta entrada tendrá más visitas de las habituales. Por qué? Porque uso la “palabra mágica”: sexo. La otra palabra mágica es dinero, pero les aseguro que no tiene ni la mitad del poder de la primera.

Voy a hablar de sexo en la literatura. Pero que nadie se engañe: el sexo es el imán que mueve el mundo. Y los escritores también lo saben. Algunos incluso lo practican.

Vamos pues con una nueva entrada sobre técnicas de literatura, y en esta ocasión quiero traer a este pequeño blog el tema siempre caliente y candente, sin duda complejo y discutido: el sexo, y su aplicación en las obras literarias. Un tema por supuesto controvertido, de mucho debate, y que provoca grandes disgustos por asuntos como la censura y la persecución. Eso sí, si se habla de asesinatos y destrucción, entonces no pasa nada. Pero es mencionar el sexo, y todo tiembla. ¿Por qué?

Por la herencia moral cristiana y musulmana en la que vivimos. Ambas religiones tienen un gran enemigo en el sexo, y, a diferencia de lo que pasaba con griegos y romanos, el sexo es visto como algo sucio, algo demoníaco incluso, que debe ser escondido y menospreciado. Pecado, lujuria, lascividad, hay muchos adjetivos diseñados expresamente para culpabilizar al sexo. Demasiados quizás.

Recordemos el axioma básico del sexo y la literatura:

El sexo en la vida real es una retahíla de esperanzas vanas y deseos frustrados, con algún momento placentero. El sexo en la literatura es el que nos permite alcanzar nuestros más salvajes y oscuros sueños.

manwoman
Como escritores, debemos darle al lector lo que nunca encontrará en la realidad: su sueño sentimental y sexual que sabe es imposible de llevar a cabo.

Leer más “Sexo en literatura: cuándo, cómo, por qué”

Literatura: dejando una obra inacabada

Vamos con otro de esos temas tan recurrentes entre las preguntas que se hacen los escritores, y que tiene que ver con la realización de una obra literaria, y, más concretamente, con la finalización de una obra literaria. La pregunta a hacerse es:

¿Cuándo debemos dejar de escribir, y por tanto dejar inacabada, una obra literaria que estamos confeccionando? ¿Qué mecanismos mentales y físicos nos dicen que es mejor dejar una obra de lado? Un tema complejo, que no tiene soluciones fáciles, y que requiere de algo muy básico: sinceridad y honestidad para con uno mismo. Vamos a verlo.

mensajero_del_nastrond_cap6
“Mensajero del Nastrond” se quedará para siempre inacabada y sin su segunda parte. Su papel lo tomó en cierto modo “Sandra. Orígenes”.

Leer más “Literatura: dejando una obra inacabada”