Literatura: mamá, soy un romántico

Hacía tiempo que no visitaba la página de Lektu, dedicada a promocionar obras literarias, podcasts, y otros materiales. Había subido el último texto, “La última carta de Julia” y había vuelto a mis tareas cotidianas. Por cierto, agradecer a los lectores que, en el momento de escribir esto, ese relato se encuentre en la undécima posición.

Fue entonces cuando me dije “¿qué estará moviéndose por Lektu? Dejé en la mesa el mando de la Playstation, y me puse a ver un poco los datos.

Y la verdad es que me he llevado una agradable sorpresa. No sé si ya estaba implementado, o me he dado cuenta yo ahora, pero los libros contienen desde hace un tiempo un registro de su posicionamiento, cuando este alcanza ciertos valores. Y he podido comprobar que en la categoría de “ficción” tengo cuatro de los libros en las veinte primeras posiciones este mes. También que “Te esperaré al anochecer” se encuentra en sexta posición en el Top global en categoría de ficción, y en tercera posición en el Top en categoría “Romántica”.

Otros trabajos también tienen posiciones ventajosas, como “Somos los hijos de la Tierra” y otros. Y me he dicho: ¿romance? ¿Yo? ¿De verdad? ¿Es que el mundo se ha vuelto loco? No. La explicación, creo, es otra. Y aquí trato de encontrarla.

Leer más “Literatura: mamá, soy un romántico”

Novela histórica: jugando con el pasado, y el futuro

Hoy voy a hablar de novela histórica, de su clasificación y estructura, y de un ejemplo real personal en el que se emplea la historia para introducir elementos novelados.

Antes que nada, agradecer a los lectores su interés en el anterior artículo sobre literatura erótica, que ha sido muy bien recibido por ustedes. En esta ocasión vamos con otro género, que es el de la novela histórica.

Y ustedes se preguntarán:

¿Qué diablos hace un escritor de ciencia ficción hablando de novela histórica?

Bueno, precisamente la novela histórica tiene algo de ciencia ficción, por cuanto introduce elementos no reales en una historia real. Si no fuese así no sería una novela, sería un ensayo sobre un hecho histórico. La novela histórica es un compendio de historia y de ficción, y bien ejecutada atraerá a miles y miles de lectores. Pero el precio a pagar es alto y puede ser un arma de doble filo, como veremos a continuación.

1200px-Akropolis_by_Leo_von_Klenze

Leer más “Novela histórica: jugando con el pasado, y el futuro”

Escenario, teclados y tacto, un mundo de sensaciones

Hoy vengo contento y orgulloso porque, después de una larga espera, por fin tengo un nuevo portátil con el que escribir. El anterior dijo “basta”, y me dio una patada en el trasero, mandando mis sueños de escritor ambulante al infierno. Pero heme aquí que yo, que he escrito el 90% de mis libros fuera de casa, por fin he derrotado al destino, y puedo, por fin, volver a escribir en los lugares más insospechados del planeta.

En mi caso el ordenador no es solo una herramienta de escritura, al contrario: me gano la vida con la informática. Por ello debo comprar ordenadores que me permitan trabajar y llevar a cabo mis tareas. Pero no descuido, ni por un momento, lo que me va a permitir escribir ese ordenador. Siempre lo tengo en cuenta.

Así puedo decir que la tercera parte de “La estrella de Kítezh” estará lista la semana que viene. La primera parte la puede leer en este enlace.

macbookair_2020
Mi nuevo ordenador, en mi cafetería preferida para la literatura

Leer más “Escenario, teclados y tacto, un mundo de sensaciones”

Sexo en literatura: cuándo, cómo, por qué

¿Sexo? ¿He dicho sexo? Esta entrada tendrá más visitas de las habituales. Por qué? Porque uso la “palabra mágica”: sexo. La otra palabra mágica es dinero, pero les aseguro que no tiene ni la mitad del poder de la primera.

Voy a hablar de sexo en la literatura. Pero que nadie se engañe: el sexo es el imán que mueve el mundo. Y los escritores también lo saben. Algunos incluso lo practican.

Vamos pues con una nueva entrada sobre técnicas de literatura, y en esta ocasión quiero traer a este pequeño blog el tema siempre caliente y candente, sin duda complejo y discutido: el sexo, y su aplicación en las obras literarias. Un tema por supuesto controvertido, de mucho debate, y que provoca grandes disgustos por asuntos como la censura y la persecución. Eso sí, si se habla de asesinatos y destrucción, entonces no pasa nada. Pero es mencionar el sexo, y todo tiembla. ¿Por qué?

Por la herencia moral cristiana y musulmana en la que vivimos. Ambas religiones tienen un gran enemigo en el sexo, y, a diferencia de lo que pasaba con griegos y romanos, el sexo es visto como algo sucio, algo demoníaco incluso, que debe ser escondido y menospreciado. Pecado, lujuria, lascividad, hay muchos adjetivos diseñados expresamente para culpabilizar al sexo. Demasiados quizás.

Recordemos el axioma básico del sexo y la literatura:

El sexo en la vida real es una retahíla de esperanzas vanas y deseos frustrados, con algún momento placentero. El sexo en la literatura es el que nos permite alcanzar nuestros más salvajes y oscuros sueños.

manwoman
Como escritores, debemos darle al lector lo que nunca encontrará en la realidad: su sueño sentimental y sexual que sabe es imposible de llevar a cabo.

Leer más “Sexo en literatura: cuándo, cómo, por qué”

Literatura: dejando una obra inacabada

Vamos con otro de esos temas tan recurrentes entre las preguntas que se hacen los escritores, y que tiene que ver con la realización de una obra literaria, y, más concretamente, con la finalización de una obra literaria. La pregunta a hacerse es:

¿Cuándo debemos dejar de escribir, y por tanto dejar inacabada, una obra literaria que estamos confeccionando? ¿Qué mecanismos mentales y físicos nos dicen que es mejor dejar una obra de lado? Un tema complejo, que no tiene soluciones fáciles, y que requiere de algo muy básico: sinceridad y honestidad para con uno mismo. Vamos a verlo.

mensajero_del_nastrond_cap6
“Mensajero del Nastrond” se quedará para siempre inacabada y sin su segunda parte. Su papel lo tomó en cierto modo “Sandra. Orígenes”.

Leer más “Literatura: dejando una obra inacabada”

Escritores atemporales: el futuro es nuestro

Nota: este es un texto introspectivo y personal.

Este texto está pensado para poner un punto positivo y de esperanza para todos aquellos que, como yo, no hemos tenido toda la suerte que hubiésemos querido con las letras. Sí, hemos escrito, hemos publicado. Y el mundo ha pasado rápidamente por nuestra puerta sin ni siquiera detenerse un instante a mirar. En mi caso, en la recta final de mi vida, me queda el placer de haber creado una obra que no se conoce, pero que es mía, personal, y original. Es mi legado. Y creo que tengo derecho a sentirme orgulloso de mi trabajo. Luego el lector dirá la última palabra, como ha de ser.

Hay mucha gente joven subiendo con muchas ilusiones, y veo demasiadas decepciones. Eso me duele, y no quiero que ocurra. Por eso, traigo una receta para la frustración. No es milagrosa. Pero puede ayudar.

Leer más “Escritores atemporales: el futuro es nuestro”

Clasificando literatura y escritores

Vamos con una nueva entrada en la línea de los textos anteriores que he ido preparando sobre el mundo de la literatura, los escritores y los libros. Términos que parecen descontextualizados en este siglo XXI tan tecnificado, donde la imagen lo es todo. Pero la palabra siempre tendrá su sitio, y aunque las librerías cierran y las bibliotecas se vacían, afortunadamente sigue habiendo muchos aficionados a leer. Y a escribir. Pero aquí viene una pregunta conflictiva: ¿se puede considerar que todos los que escriben son escritores?

Este texto es una reflexión personal. Su origen son algunos comentarios que algunas personas han vertido sobre mí y mi propensión a hablar de literatura a la menor oportunidad. Y, en ese entusiasmo, puedo dar una imagen equivocada de cómo veo el mundo de la literatura y los escritores. Este texto pretende aclarar eso. Si eso es posible claro.

laleyenda_libros

Leer más “Clasificando literatura y escritores”

Endorfinas y síndrome de abstinencia literario

Hoy vamos a dar otro paseo por el mundo de las letras. Hace ya un tiempo que inicié un listado de artículos sobre el apasionante, desquiciante, y abrumador mundo de la palabra escrita, y de cómo atrapa las mentes de los escritores, y luego de los lectores, de una forma sutil y compacta, hasta que nos vemos arrastrados a escribir, y a leer, hasta sucumbir por el sueño, el cansacio, y el agotamiento. Nunca por el tedio, excepto si se lee “Cincuenta sombras de Grey” claro. Siempre hay excepciones.

¿Y a qué se debe esa pasión desatada por las letras? Son las traicioneras endorfinas. El mayor invento de la historia, y origen de muchos de los pecados de la humanidad. Pero pecados que merece la pena cometer de vez en cuando. Vamos a verlo.

escribir

Leer más “Endorfinas y síndrome de abstinencia literario”

Literatura: trabajando dos finales (o tres)

Vamos con una nueva entrada sobre literatura, en la que de nuevo intento reflejar mis experiencias y mis pensamientos, los cuales quizás puedan servir a algunos para sus trabajos y sus obras. Si es así, me sentiré plenamente satisfecho. Porque el hecho literario no se basa solo en la obra, sino, de forma mucho más abierta, en todo lo que rodea a la obra. Un libro es mucho más que palabras; es todo el mundo que se encierra en ellas.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que mis últimas semanas literarias han sido bastante complicadas, por decirlo de una forma suave. También en lo personal, pero eso queda para mi testamento y mi libro de memorias.

El caso es que estoy terminando el Libro XIV, “Mensajero del Nastrond”, y me he encontrado en una tesitura que me ha dejado completamente bloqueado. Se trata del final de la novela. ¿Y por qué he llegado a esta situación? Ese será el motivo de esta nueva entrada en la lista de “recetas literarias” que he ido cocinando en estos tiempos. Vamos a ello.

monkeytypist
Si es que a guapo no me gana nadie

Leer más “Literatura: trabajando dos finales (o tres)”

Reflexiones literarias; viajando al mundo de las letras

Llevaba un tiempo pensando en hacer una nueva recopilación de textos relacionados con mis elucubraciones y reflexiones literarias. Después del libro que publiqué sobre el tema, seguí con nuevos textos, los cuales he reunido en una página aquí, en La leyenda de Darwan. Esa página puede verse en la parte superior del blog, y también en este enlace.

Tal como comento en el texto introductorio de esta recopilación, estas reflexiones son totalmente subjetivas y personales, y no pretenden otra cosa más que proveer de ideas y algunas conclusiones que he ido desarrollando a lo largo de los años. Podrán ser quizás de utilidad para algunos, y no para otros, porque esa es la magia de la literatura: no existen fórmulas ni secretos para escribir.

Al final, es el escritor, frente a la soledad del papel y la pluma, el que tiene que enfrentarse a sus miedos, a sus temores, y a sus sueños, para escribir una obra. Esa es la magia de la literatura. Y esa experiencia es siempre personal, única, e indescriptible.

Los libros no incorporan memoria, ni discos duros, ni procesadores, ni pantallas de alta resolución, ni baterías, ni puertos USB. Pero durante miles de años han sido y son los testigos mudos de los sueños y fantasías del ser humano. Y dentro de miles de años, cuando no existan procesadores, memorias, ni pantallas, los libros seguirán ahí, hablando para las nuevas generaciones del futuro. No puedo concebir una tecnología más sofisticada y mágica que la de los libros.

Muchas gracias, y felices letras.

robert