Odisea 2018 para recuperar la propiedad intelectual robada

Estas semanas he tenido una “lucha titánica” contra un gigante de la electrónica de consumo, de cuyo nombre no quiero acordarme, con el fin de que borraran tres libros de mi autoría que tenían alojados en su tienda de libros, dos de ellos de la saga Aesir-Vanir. Alguien, con gran “descuido” por su parte, los había subido, y los estaba vendiendo, naturalmente sin mi permiso, con el fin de ganar algo de dinero, si es que eso es posible.

No sé si el “descuidado” ha ganado algo, espero que no. Y no se trata de mí, porque esto está ocurriendo constantemente con miles de autores. Se trata de que, para este tipo de personas, es fácil robar el material literario ajeno de otros escritores, si son autores desconocidos.

poker

Leer más “Odisea 2018 para recuperar la propiedad intelectual robada”

Anuncios

La hipocresía de la piratería y el sentido común

Nota: este texto es una crítica a la piratería. Si usted es un paladín de la libertad y el amor incondicional a disfrutar y a vender el trabajo de los demás sin su permiso, y cree que el trabajo de miles de escritores debería ser gratis, quizás sea mejor que no siga leyendo. No le va a gustar lo que digo. Muchas gracias.

Vaya, estoy tocando un tema delicado, de esos que hacen que la gente huya corriendo. Pero no importa; es importante ser honesto con uno mismo, y decir lo que se piensa. Es lo que he hecho toda la vida. Eso me ha dado muchos disgustos, puede estar seguro; pero también me ha permitido ver que las sonrisas amables, las buenas palabras, y las palmaditas en la espalda, esconden muchas veces una hipocresía del tamaño del Everest. Y tengo un detector de hipócritas marca ACME que me costó un buen precio, y que llevo siempre conmigo.

Ocurre con la piratería. Llega alguien y me dice: “oh, yo es que pirateo porque los libros son muy caros, y la sociedad nos explota y nos coarta la libertad”. Mentira, amigo. Eso es mentira. Di la verdad. Pirateas porque no aprecias la cultura, ni la respetas, ni eres consecuente con el trabajo de los demás. ¿Quieres libros gratis? Hay cientos, miles de libros en Internet de descarga legal gratuita. Muchos miles de libros, más de los que puedas leer en mil vidas. Y cientos de miles de libros cuyo precio ronda el euro, o los dos euros, en formato electrónico.

VF-84_USN_squadron_patch

Leer más “La hipocresía de la piratería y el sentido común”

Asgardia, la ciudad que nunca será

Lo dije hace poco, y lo repito: la red de satélites de Asgardia, la ciudad que alojará a una perfecta humanidad en el futuro, será usada con fines ilícitos. Y ya ha comenzado: el material que se prepara para enviar al espacio contiene todo tipo de contenidos con derechos de autor. Libros, música, series, películas, etc. Además, ese material que viajará al espacio, “para representar a los ciudadanos de Asgardia”, puede bajarlo cualquier persona, sin ningún problema.

Hay mucha gente que dice que la piratería no es mala. Yo no voy a entrar en que alguien baje un libro o música y lo lea, aunque es ilegal y no debe hacerse, pero tampoco voy a poner el grito en el cielo por algo así. Donde sí voy a poner el grito en el cielo es con esa gente que, además de usar el material de los demás, lo vende para obtener un beneficio. El trabajo de los demás es usado por aprovechados para venderlo y obtener beneficios, que no ven quienes han producido ese material. Contra eso tengo que rebelarme, porque considero que es vergonzoso que el trabajo de una persona o entidad sea la fuente de ingresos de otros que no han intervenido para nada en la producción de ese material.

Bien, pues eso es precisamente lo que se espera con estos “satélites de Asgardia”. ¿Cree que ahí acaba todo? Ni mucho menos. Esos satélites se usarán para gestionar comunicaciones y material fuera de cualquier tipo de control. Estoy por la privacidad, pero no estoy por la labor de facilitar el trabajo de criminales, asesinos, ladrones, y pederastas. Creo que se tienen que trazar unas líneas. Y esas líneas ahora se dibujan en el espacio.

El problema es que el espacio “es de todos”, y con eso cuentan los responsables de Asgardia para eludir responsabilidades legales. Bajo la mentira de crear una “ciudad en las estrellas” están llevando a cabo un plan, muy ingenioso sin duda, y en el que están picando cientos de miles de individuos, con el fin de disponer de una red propia que usen para actividades ilegales de todo tipo.

Los individuos de Asgardia se definen en dos tipos básicamente: los ingenuos que se creen el cuento de la ciudad estelar, y los que ven la oportunidad de expandir sus actividades ilegales gracias a los primeros. Como siempre, un nuevo método, original hay que decirlo, de eludir el control y las responsabilidades. Porque lo del material pirata es solo el primer paso, y ojalá fuese eso todo. Pero no, eso solo es la punta de lanza.

Veremos cómo sigue esta historia, que es evidentemente una patraña vestida de sueño de futuro, y un engaño para miles y miles de ciudadanos. Será interesante ver su evolución. Ah, y que nadie espere ver una “ciudad en las estrellas”, al menos, creada por estos personajes. La ciudad puede que exista un día. Pero no tendrá nada que ver con esta tapadera. De eso puede usted estar completamente seguro.

Asgardia