Androides: y el Verbo se hizo acero

Hoy traigo a este pequeño blog un ejemplo más de cómo el ser humano busca respuestas donde nunca la encontrará. Busca respuestas en los posos del café, en las entrañas de las aves, en la líneas de las manos, en las cartas del tarot. Respuestas que nunca llegan, o llegan cuando es demasiado tarde. Ahora, el ser humano busca crear una nueva entidad que responda a sus preguntas más básicas: ¿quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Existe Dios? ¿Qué es la vida? ¿Existe vida tras la vida?

En ese sentido, ahora esas respuestas queremos que lleguen de esa entidad nueva que hemos creado, llamada Inteligencia Artificial, y que es, desde cualquier punto de vista, un ejemplo claro de nuestras limitaciones. Dios era Luz, y, visto que no han llegado las respuestas, buscamos nuevas respuestas en la nueva consciencia creada por nosotros mismos. Como si pudiéramos crear la entidad definitiva que responda a esas preguntas que nunca hemos podido contestar. Hablaré aquí de ello, y pondré un ejemplo claro y directo.

god_steel
Si no hemos podido alcanzar a Dios con la fe, quizás podamos alcanzarlo a través de la IA, y con una nueva conciencia artificial, más pura y libre de los pecados del ser humano

Leer más “Androides: y el Verbo se hizo acero”

Anuncios

Las Tres Leyes no funcionan, y nunca lo harán

He hablado recientemente de la falacia de la robótica, y de la inteligencia artificial, como argumentos que se pretende usar para un futuro de máquinas inteligentes y autosuficientes, capaces de tomar decisiones, y, por lo tanto, moralmente responsables de sus actos. Un argumento que, como ya expliqué en esos dos textos, carece de valor.

Pero sigo encontrándome textos fantásticos y llenos de argumentos, explicando las presuntas responsabilidades que los robots tendrán cuando sean autónomos. Que, de hecho, ya lo son, en muchos sentidos, no en el principal: el de disponer de conciencia, y de una moral y ética que les permita poder responsabilizarse de sus propios actos.

Mientras ese momento no llegue, tendremos que entender que los robots, por muy sofisticados que sean, seguirán siendo máquinas, instrumentos, y responsabilidad de la humanidad.

isaac-asimov
Isaac Asimov, creador de las Tres Leyes de la Robótica

Leer más “Las Tres Leyes no funcionan, y nunca lo harán”