Cine clásico: El secreto de Santa Vittoria

¿Fin de semana aburrido? ¿Mucho calor? ¿Los niños no paran de gritar y de dar saltos? Mándelos a la piscina, o al cine, y húndase en el sofá con el ventilador o el aire acondicionado, dispuesto a ver una de esas películas de las que nadie habla, pero que es una joya del séptimo arte:

El secreto de Santa Vittoria.

anthony_quinn
Italo Bombolini (Anthony Quinn) a la derecha, en una escena de la película. Uno de los más grandes actores de todos los tiempos, polifacético y magistral.

Año 1944. Mussolini ha caído. En un pueblo vinícola italiano, el fascismo también ha caído, y los fascistas son encerrados. Pero se necesita un alcalde. Y esos mismos fascistas consiguen que Italo Bombolini, el marido de la vinatera del pueblo, sea nombrado alcalde. Borracho, vago, antiguo seguidor de las promesas de Mussolini, y cegado por el dolor de la pérdida de esas promesas, Bombolini (Anthony Quinn) protagonizará una maravillosa historia, cuando se enteran de que los alemanes van al pueblo a robarles todo el vino de sus cosechas.

Con la actriz italiana Anna Magnani haciendo el papel de la vinatera y esposa de Bombolini, juntos forman una pareja maravillosa y con una actuación espectacular, que desarrollará una historia divertida y llena de mensajes que nos vienen a decir una idea: juntos, se puede engañar hasta al mismo diablo.

Si puede, no deje de verla. A ser posible con un vaso de vino italiano. Le aseguro que disfrutará. Al menos, eso es lo que yo creo: que no le defraudará.

Extracto de “Ángeles de Helheim”

Irina Musilova es una agente de la Policía Federal que opera al sur de Buenos Aires, gestionando crímenes que requieren trabajos de investigación avanzados, donde están implicadas bandas organizadas que operan en todo el país y el continente. Tras una nueva matanza, ha recibido la visita de un extraño hombre llamado Vasyl Pavlov, que le ha sugerido acudir por la noche a un conocido lugar de Valentín Alsina, una población al sur de Buenos Aires. Allí recibirá información crítica sobre los crímenes que se están dando en la zona. Obtendrá toda la información, a cambio de una extraña petición…

Llegada la noche, Irina se dirigió al bar a la hora indicada. Había estado alguna vez allí, hacía años. Era peligroso, sin duda, pero era un local público. Se suponía que estaría a salvo, y cualquier pista que le pudiera llevar a detener aquellos sanguinarios asesinatos tenía que ser considerada. Se sentó en un lado de la mesa, mientras le servían una bebida. A las 23:50 estaba a punto de irse, cuando una mujer se acercó a ella. Sonrió, y se sentó a su lado.

portada_angeles

Leer más “Extracto de “Ángeles de Helheim””