Precámbrico: el eterno yermo de la Tierra

“El mundo era antes de nacer, es mientras vivimos, y será cuando dejemos este mundo”.

¿Cuál es la impresión que muchas personas tienen, durante sus vidas, de su entorno? Creen que el mundo, la Tierra, siempre ha sido igual. Inamovible. Estático…

Ah, sí, hubo un tiempo de pirámides, luego un imperio romano, una edad oscura, y luego inventos y descubrimientos que dieron lugar al automóvil, a los aviones, y a Internet. Pero la gente siempre ha sido gente, y la naturaleza siempre ha estado ahí. Incluso con los dinosaurios el mundo era básicamente el mismo.

Estas son concepciones clásicas, basadas en la idea de que todo es más o menos fijo, de que las vidas pasan, pero que la Tierra permanece. Un escenario que fue siempre así, y siempre será así. Las religiones y sus libros sagrados acentúan esa idea: desde el primer día, el mundo es el mundo tal y como lo conocemos. Plantas, animales, montañas, y vida en general.

Por supuesto, todo ello es un tremendo error de proporciones bíblicas, nunca mejor dicho. ¿Por qué?

Porque la mayor parte de la historia de la Tierra fue la de un yermo infinito sin vida y sin color. Una especie de Marte, donde la vida, muy abundante en el mar, era muy simple, y se concentraba en el agua. Ni bosques. Ni pájaros y su cantos. Solo silencio…

marte_superficie
Imagen de Marte. La Tierra fue así durante 4.000 millones de años. Sin bosques, sin animales, sin vida. Dentro de 1.000 millones de años la Tierra volverá a este estado. Ni ciudades, ni políticos pidiendo el voto, ni Twitter, ni concursos para elegir la mejor canción… Solo polvo, viento, y olvido

Leer más “Precámbrico: el eterno yermo de la Tierra”

GJ 1132 b, un nuevo hermanito para la Tierra

Nota 22-02-2017: se anuncia que en diez años podría encontrarse vida en otros mundos. La apuesta sigue en pie.

Dentro de la vorágine de nuevos exoplanetas detectados constantemente, llama la atención el denominado GJ 1132 b. con un 50% más de masa que la Tierra (que puede parecer mucho, pero es increíblemente pequeño comparado con muchos otros), este planeta, del que se habla en este enlace con detalle, es muy interesante porque parece disponer de una capa atmosférica formada por agua y metano. Ambos son elementos que eran comunes al principio de la historia de la Tierra.

¿Por qué es interesante este planeta? En realidad, todos lo son, y todos nos enseñan muchas cosas de nuestro propio planeta. Comparar otros mundos con el nuestro nos enseña más cosas del nuestro. Si tenemos otros modelos, siempre podremos contrastar sus características con el nuestro. Esto es lo mismo que hacen los médicos con una persona que enferma de algo y otra no; estudian al sano para ver qué tiene que le hace inmune, y luego aplicarlo al enfermo. Del mismo modo, estudiar otros mundos nos enseña a conocer y comprender mejor el nuestro.

¿Qué tiene de especial esta atmósfera? Es primigenia, es decir, tal como comento en el párrafo anterior, es similar a la que tenía la Tierra. ¿Y esto que demostraría de ser verificado? Demostraría que esas bacterias que tiene usted en el intestino, y que desprenden metano, son originarias de planetas como la Tierra, pero también serían posibles en atmósferas como el GJ 1132 b. Dicho de otro modo: podemos conocer más sobre el origen de la Tierra estudiando el planeta GJ 1132 b.

¿Se podrían detectar trazas de vida en un planeta así? Es probable que sí, dado el tiempo y el desarrollo y mejora de los actuales instrumentos. ¿Cómo? Bueno, alguien dijo una vez que nunca sabríamos de qué estaba hecho el Sol. Luego llegó la espectrografía y se aprendió que podemos conocer la composición de los objetos lejanos por su firma en la luz. La espectrografía y otras técnicas avanzadas podrían permitirnos analizar una atmósfera planetaria con la precisión suficiente como para deducir si hay vida. Y eso es así porque la vida cambia la composición de la atmósfera.

Por ejemplo, la Tierra primigenia estaba basada en nitrógeno, metano y en otros gases, no había casi oxígeno, elemento que se fija a la superficie mediante oxidación con silicatos y metales. El oxígeno libre en la atmósfera, y el fundamental ozono de las capas altas (O3), llegó luego con el proceso de la fotosíntesis. Es este un elemento que se combina con muchos elementos, y queda atrapado en el suelo. El hecho de que haya tal cantidad de oxígeno en la atmósfera, 21%, indica claramente presencia de vida aeróbica. Del mismo modo, estudiar la atmósfera de GJ 1132 b nos puede indicar la presencia de vida anaeróbica, en un planeta que podría ser como la Tierra fue hace 3.500 millones de años.

En cualquier caso, estimo que no pasarán más de diez años hasta que se dé con un planeta con vida anaeróbica, demostrando que la vida, como tal, surge en los mundos donde es posible en cuanto hay ocasión. ¿Por qué digo esto? Porque, tal como comenté recientemente, la vida surgió en la Tierra tan pronto como fue posible. Y creo que es un fenómeno generalizado en el universo. Por supuesto, esa es mi opinión personal, y puedo estar completamente equivocado. Pero estoy dispuesto a jugarme una caja de cervezas con quien quiera a que, en 10 años, sabremos que no estamos solos en el universo. ¿Alguien se anima?

gj-1132-b