El virus SARS-CoV-2 no es artificial (demostración)

En los últimos días me he ido encontrando con gente que me asegura que el virus tiene que ser artificial. Que es demasiado perfecto para ser natural. Yo les contesto siempre lo mismo: si fuese tan perfecto no tendría diez veces la letalidad de la gripe, sino cien veces, o mil veces. Y, si fuese artificial, no atacaría a los jóvenes o a la gente de mediana edad, en esa idea de que fue diseñado para acabar con la tercera edad.

No. El virus es natural. ¿Podría haberse escapado de un laboratorio mediante algún accidente? Sí, pero es mucho más plausible que una mutación casual le permitiera pasar del animal al ser humano, en un proceso conocido como zoonosis.

Pero vamos con la demostración de que el virus no es artificial, hecho en un misterioso laboratorio lleno de expertos que pierden el control del virus. No. Eso queda bien en una novela, o en el cine. La realidad, como suele ocurrir, es mucho más prosaica.

El Requiem de Mozart.

Imagine que tiene una partitura de Mozart original de 1791, donde se puede contemplar su obra final: el Requiem. La obra está compuesta por una miriada de notas musicales, que juntas componen la obra.

En 1820 un joven músico encontró la partitura original. Se dijo a sí mismo que tenía que copiarla, porque estaba en mal estado.

El joven músico trabajó duramente para copiar la partitura. Pero algunas notas no se veían bien. A pesar de sus muchos esfuerzos, introdujo algunos cambios. La partitura seguía siendo la misma, pero alguna nota había quedado alterada. La obra, sin embargo, en su conjunto, se puede considerar la misma. Y el resultado va a ser el mismo: la obra maestra que todos conocemos.

En 1850 otro músico encuentra la misma partitura original. Pero se dice a sí mismo: “voy a crear una copia, pero la haré propia”. Y transcribe la obra, pero cambiando elementos clave de la misma. Sigue siendo el Requiem de Mozart, pero ya no lo parece. Transmite otras sensaciones, otro sonido. Aunque el fondo sigue siendo la pieza original.

La primera pieza es natural. Ha sido transcrita de forma natural, y se han añadido algunos errores menores. La pieza es la misma, aunque se ha transformado, porque cada vez que alguien la copie, probablemente pueda cometer algún error. Incluso notas que no tengan sentido, si las copia alguien que no sabe de música.

La segunda pieza es artificial. Ha sido claramente alterada de forma intencionada. El músico envidioso que quiere ser famoso ha manipulado clara e intencionadamente la pieza, y ha creado algo que, en esencia, es la pieza original. Pero con unas modificaciones que le han dado otra forma.

Virus natural.

Eso es lo que han visto los virólogos en el SARS-CoV-2. Es un virus que forma parte de una familia de virus, los coronavirus, y que tiene una estructura de ARN muy similar a otros virus anteriores. Los virólogos pueden ver los virus anteriores. Pueden ver la sinfonía que conforman los nucleótidos del ARN del virus, y pueden ver que, en esencia, es una sinfonía muy similar a la de sus antepasados, a las versiones anteriores. No ha sido modificado a propósito para interpretar otra pieza. Sus nucleótidos son casi iguales, y solo cambian algunos debido a las mutaciones que sufren todos los virus cuando el ARN se replica.

Usted mismo podría verlo. Las notas del primer músico que copia son las mismas, pero ha cambiado algunos detalles sin querer. Las notas del segundo músico son claramente artificiales, puestas ahí para intentar crear una nueva obra. Todos pueden verlo. Usted también.

No hay nada de artificial en el SARS-CoV-2.

Así que no; no hay nada artificial en el SARS-CoV-2. Es una pieza ya conocida. Solo que con algunas variantes. Sí, son variantes que lo han hecho poderoso. Pero de eso trata la naturaleza: de transformarse y adaptarse. ¿No es lo que hacemos todos? El virus no es una excepción.

Esta pandemia pasará. Y sabremos muchas cosas que ahora no sabemos. Y se deberán depurar responsabilidades. Eso llevará años. Décadas.

Pero no debemos precipitarnos, ni sacar conclusiones que parecen más una película de ciencia ficción. Deje eso para la literatura y el cine. En el mundo real, atienda a la realidad. Y la realidad es que el virus es natural. Es una obra ya conocida. Con variantes. Pero original. Y bastante tenemos con luchar contra un monstruo formado por una molécula de ARN con una capa de lípidos y proteínas. No luchemos también contra la verdad y el conocimiento. No permitamos que la ignorancia nos domine.

Porque el virus pasará. Pero quienes lanzan esas mentiras seguirán ahí. Esperando otra oportunidad.

Autor: Fenrir

Amateur writer, I like aviation, movies, beer, and a good talk about anything that concerns the human being.

3 comentarios en “El virus SARS-CoV-2 no es artificial (demostración)”

  1. Buen día, me ha gustado tu entrada y la comparación que haces al respecto del virus y la nota musical, mi duda sobre este tema, es que he visto gente (supuestamente científica) diciendo en programas o páginas que el virus tiene modificaciones sintéticas en algunos puntos de las cadenas, yo sinceramente desconozco del tema, porque no me dedico a eso, pero entre tantos que dicen que es sintético y otros que es natural y después a sabiendas que salió de un laboratorio en Wuhan, pues sería suponer que pensarías más en la maldad del ser humano o irresponsabilidad del mismo que en pensar que es de origen natural, al final de todos modos termina mutando entre nosotros mismos o que piensas de todo eso? saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenos días. Comprendo perfectamente lo que dices. Fíjate, te voy a demostrar otra cosa: que todos los virus han sido creados en laboratorios, por la mano humana, y para destruir a algún “enemigo”. Te pongo un ejemplo que recuerdo muy bien de principios de los 80, el del virus del SIDA (enlace al final). Como puedes ver en ese enlace, también hay gente diciendo que el SIDA fue creado en laboratorio. Pero no, ni el SIDA ni el Covid, ni ningún otro. Algunos científicos usan su nombre para manipular la información. Recuerda a aquellos que decían que el acelerador de partículas crearía un agujero negro que destruiría la Tierra. Eran reputados científicos. No pasó nada, porque el acelerador simplemente no puede hacer eso y se sabe perfectamente, haría falta una energía muy superior.

      En conclusión: si fuese real la manipulación Trump no estaría amenazando, habría mandado ya los tanques y los aviones a China en una nueva guerra. El virus es natural, puede que estuviese en un laboratorio, no podemos saberlo con seguridad. Pero es natural, y muchísimos y muy reputados virólogos lo indican así. Por otro lado, las secuencias modificadas artificialmente ¿dónde están? ¿Qué mecanismo se usó? No hay nada de eso.

      Te dejo con la misma historia del virus del SIDA. Y recuerda: si sale otro, volverán a decir lo mismo. Un día será verdad quizás. Pero no con el SIDA ni con el Covid. El enlace: https://maldita.es/malditaciencia/2019/05/06/no-el-origen-del-vih-no-fue-un-experimento-de-la-cia-ni-de-laboratorios-estadounidenses/#:~:text=Sin%20embargo%20esta%20es%20una,de%20un%20proceso%20de%20zoonosis%20(

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .