El evento Carrington y el camino a la Nueva Edad Media

He hablado en alguna ocasión de las diferentes formas posibles en las que la humanidad puede volver a una nueva Edad Media. La más directa es una tercera guerra mundial por supuesto. También el cambio climático podría convertir importantes áreas de la Tierra en un caos, donde el clima no permita el desarrollo de alimentos para sostener a la creciente población del planeta.

Pero existen otros argumentos para poder reflexionar sobre el fin de esta civilización. Argumentos sostenidos, convincentes, científicos, y que no tienen nada que ver con esos iluminados que vemos todos los días en Internet anunciando catástrofes absurdas y sin sentido. Y uno de esos argumentos es, por supuesto, el Sol.

solar-flare
Fotografía de una erupción solar con trillones de toneladas de masa solar despedidas al espacio

Leer más “El evento Carrington y el camino a la Nueva Edad Media”

Apofis y el problema de los tres cuerpos

Para la versión novelada de este ensayo pulse en este enlace.

No, el título no refiere a la nueva novela romántica-erótica del escritor de éxito de turno. Refiere al asteroide Apofis, un objeto que órbita el Sol del tipo Atón, lo cual quiere decir que se encuentra en un afelio inferior a una unidad astronómica, lo cual quiere decir que se cruza con la Tierra, y sobre su órbita. Es decir, es un candidato al desastre, de eso no cabe duda. Pero ¿cuándo caerá? Ah, amigos y amigas, aquí es donde los oportunistas, catastrofistas, y revistas amantes del “haz click en mi link y te contaré la verdad, pero en la última línea” aparecen. Vamos a verlo.

Es cierto. Ya estamos otra vez. Cada pocos meses, alguien prepara un nuevo fin del mundo. Les encanta. Esto no quiere decir que no pueda ocurrir. De hecho, va a ocurrir. Pero pueden pasar cientos, miles de años. Otra cosa es nuestra civilización como tal, pero eso es más previsible, dado el ritmo que llevamos. El fin de la civilización no supone el fin de la humanidad por supuesto, como hemos visto decenas de veces a lo largo de la historia.

El otro día hablaban de la última generación, la de mediados de los años ochenta, que puede recordar cómo era la vida antes de Internet. Si no tenemos cuidado, no pasará mucho tiempo hasta que veamos la última generación que recuerde cómo era la vida con Internet. Esas cosas pueden pasar. Y pasan.

Pero hoy vengo recomendado por un asteroide de unos 250 metros de diámetro aproximadamente (y no 400, como algunos dicen, eso quedó descartado ya), y que atraviesa la órbita de la Tierra dos veces al año. Este asteroide tenía una cierta probabilidad de caer sobre la Tierra en 2029, según los primeros cálculos que se hicieron cuando se descubrió, en 2004. Posteriores cálculos han limitado a “casi imposible” que en 2029, y luego en 2036, caiga sobre la Tierra. Los cálculos son cada vez más precisos, sencillamente porque cada vez está más cerca el año 2029. Y esto es como el tiempo para el fin de semana; cuanto más cerca estamos del sábado, más preciso es el pronóstico.

asteroide_caida
La caída de un gran asteroide es un espectáculo impresionante, al menos mientras no eres barrido por billones de toneladas de tierra y piedras

Leer más “Apofis y el problema de los tres cuerpos”

De civilizaciones que nacen y mueren

El mito de la nación  eterna

El ser humano, como individuo, y las civilizaciones, comparten un aspecto en común: se creen inmortales; que todo va a continuar como es, y como está, para siempre. Tenemos una mala noticia: lo cierto es que ambos, humanos y civilizaciones, son finitos en el tiempo, y un día, ambos desaparecerán. No la humanidad como especie, aunque ese es otro tema a tratar otro día, pero sí tal como se conocen los pueblos de la actualidad.

Sobre la vida inmortal ya hemos hablado anteriormente, y seguiremos en ello más adelante. Pero ahora vamos a centrarnos en las civilizaciones, y en la actual, para ser más concretos. ¿Cuánto tiempo le queda de existencia a esta civilización en la que vivimos? Incluimos la de todos los continentes, en una visión general, ya que las diferencias son nimias. Cambia el nombre de los dioses y algunas costumbres menores, pero las diferencias no son, ni mucho menos, tan marcadas como algunos nos quieren hacer creer.

logoSPQR
Roma: el Imperio Eterno. Hasta que cayó.

Leer más “De civilizaciones que nacen y mueren”