En Navidad: un niño, un libro

Se acerca la navidad, al menos cuando escribo esto, y ya todo es paz y amor y… virus. Sí, es noviembre de 2020, y el dichoso virus lo ha invadido todo, otra vez, en eso que llaman segunda ola. Esta navidad será distinta, eso es evidente. Y si usted pretende que no lo sea, recuerde usar todas las precauciones posibles. El virus no entiende de milagros ni de religiones.

Lo que sí es cierto es que los amantes de los libros tenemos un poderoso aliado para este tipo de situaciones: la literatura. Mediante los libros podemos escaparnos, aunque sea un rato, del tedio y las frustraciones, del dolor, y de la impotencia que muchas veces sentimos ante la crueldad de la vida.

Porque la vida es cruel, y este virus lo ha demostrado. Pero nosotros podemos convertir esa crueldad en luz y calor, con ayuda de nuestra fuerza, nuestra voluntad, y unos cuantos libros. ¿Y los niños? ¿Qué podemos hacer por ellos en estos tiempos? Mucho. Y a un precio tremendamente reducido. Sin necesidad de costosos aparatos electrónicos. Me refiero, por supuesto, al instrumento del que nacen todos los demás: los libros.

regalalibros

Leer más “En Navidad: un niño, un libro”

Literatura: dejad que los libros vengan a mí

No sé qué me pasa últimamente que estoy todo el rato citando frases de la Biblia. Quizás es que presiento que me voy a morir, con lo cual pasarán dos cosas: daré una alegría a mis muchos enemigos, y mis libros se venderán a millones, haciendo rica a mi hermana y a mi sobrino. Malditos roedores, seguro que lo tienen todo planeado.

Pero en fin, vamos a centrarnos en un tema al que llevo tiempo dándole vueltas, aprovechando la anécdota que comenté el otro día. Esa de la niña de dieciséis años que me confesó que no lee nunca, pero que quería leer un libro mío. Un detalle emotivo, pero que invita a la reflexión. Porque esa niña representa a una importante parte de la población juvenil que no ha leído un libro nunca. Y eso es terrible. Y no me importa ni me interesa saber este o aquel criterio o argumento que pueda tamizar y decorar la verdad. Y la verdad es terrible: no se lee nada.

la_luz_de_asynjur_portada_papel
Ejemplar del libro que entregaré este fin de semana a mi “admiradora secreta”

Leer más “Literatura: dejad que los libros vengan a mí”