Explorando y conociendo nuestra hogar: la Vía Láctea

En una noche de 1994, tras un terremoto, se produjo un apagón completo de la ciudad de Los Angeles. La gente salió a la calle. Y descubrió, para su asombro, que una enorme mancha blanquecina recorría el cielo de un lado al otro.

Asustados, muchos vecinos de toda la ciudad comenzaron a llamar al 911, el teléfono de emergencias en Estados Unidos. Algo extraño se encontraba situado sobre ellos. Para muchos, algo siniestro.

Era, por supuesto, la Vía Láctea. El brazo de la galaxia donde vivimos y morimos todos los seres humanos. Ese brazo se conoce como brazo de Orión. La galaxia de la Vía Láctea es espiral, y tiene cuatro brazos.

¿Qué nos pasa? ¿Es que no sabemos reconocer ya ni nuestro propio hogar? Sí, lo he dicho bien: nuestro hogar. ¿La Tierra es nuestro hogar? Claro. ¿Y la galaxia? También. Es un hogar con habitaciones vacías, que llenaremos algún día. Con nuestros anhelos, con nuestros prejuicios, con nuestros miedos, y con nuestros sueños. Pero esas habitaciones, esos mundos, están ahí. Como salimos de África hace 50.000 años, un día deberemos salir un día de la Tierra. Porque, como dijo alguien, la Tierra es la cuna del ser humano, pero ningún ser humano permanece para siempre en su cuna.

Mientras tanto, ¿no sería una buena idea que nuestros hijos conozcan su hogar? ¿Que sepan dónde viven? ¿Que no teman a las estrellas, como esas gentes temieron aquella noche?

Para eso existe algo llamado astronomía de aficionado. Ya lo he comentado alguna vez, y traigo aquí un artículo que preparé hace un tiempo. Hay clubs de astronomía en casi todas partes. Y si no es así, siempre puedes organizar uno. No hacen falta matemáticas avanzadas ni conocimientos de astrofísica. Solo ganas de aprender y de disfrutar.

La galaxia es nuestro hogar. Vamos a conocerla. A explorarla. Y a quererla. Demos una oportunidad a las nuevas generaciones de que sueñen con las estrellas. Que no teman a la oscuridad. Creo, sinceramente, que merece la pena.

Pulsa en la imagen para acceder al artículo para conocer algunos consejos sobre astronomía para aficionados.

estrellas

El destino final de la Vía Láctea y Andrómeda

Una de las grandes maravillas de la ciencia moderna es su capacidad de predecir acontecimientos futuros. Desde los eclipses en la antigüedad, el paso de los cometas, los movimientos de los planetas, y, en el caso que nos ocupa, el fin de nuestra galaxia.

Porque un día, si todo se produce como parece que va a ocurrir, nuestra galaxia, la Vía Láctea, desaparecerá en una colosal colisión contra otra galaxia: M31, también conocida como Andrómeda. De hecho, en la trilogía de Leyenda de Darwan la acción transcurre en una galaxia completamente distinta a la nuestra, y, sin embargo, la Tierra está en ella. ¿Cómo es eso posible? Vamos a verlo en la imagen preparada por la NASA, en una simulación de lo que va a ocurrir en los próximos 2000 a 6000 millones de años.

Proceso de fusión vía Láctea y Andrómeda
Proceso de fusión vía Láctea y Andrómeda

Leer más “El destino final de la Vía Láctea y Andrómeda”