Diez consejos para defensa personal femenina

Nota: este texto trata un tema difícil y controvertido. Pero este blog no se hizo para hablar solamente de cosas divertidas o amenas, sino de la vida y del dolor, del sufrimiento y de cómo superar retos difíciles. Y ese es el sentido de esta entrada. Ya tengo otra entrada más generalista sobre este tema, pero esta está más enfocada a aspectos prácticos. Muchas gracias.

Hace poco vi en mi pueblo que se están organizando actividades de enseñanza de defensa personal para mujeres, en diferentes días y sesiones. También he visto cuestiones similares por televisión y en Barcelona, y en otras ciudades. Personalmente no solo apoyo estas iniciativas, yo participé en ellas hace años, tal como he comentado alguna vez y hablaré ahora. Ya he hablado de cómo gestionar los miedos y temores. Sin embargo, hoy quiero profundizar en ideas concretas para evitar violaciones con diez consejos.

Me preocupó un suceso reciente. Entré en un lavabo de un centro comercial, donde encontré a unos jóvenes de unos veinte años riendo mientras rompían el mobiliario. Uno de ellos, el que parecía el típico líder, dijo: “somos cinco, ahora podemos organizar una manada”. Las risas de los otros cuatro fueron sonoras. Cuando descubrieron que los miraba fijamente, especialmente al líder, se sintieron confundidos. Cuando comprobaron que no dejaba de observarlos fríamente, de forma clara y concisa, optaron por salir, esta vez en completo silencio. Fue una buena elección.

artes-marciales
Tu cuerpo es tuyo. Defiéndelo. Olvida todo lo demás. Tú puedes ser una fortaleza inexpugnable a través de tu mente. Te criticarán. Te dirán cualquier barbaridad. Mándalos al infierno. A todos. Tú eres única; no permitas que nadie destroce tu futuro

Leer más “Diez consejos para defensa personal femenina”

Una profunda herida en el alma

Hoy iba a publicar un nuevo artículo relacionado con ideas, consejos, y puntos de vista centrados en el mundo de la literatura, y en cómo promocionar una obra literaria, y del uso de Amazon. Está escrito con un tono de cierto humor, y, sobre todo, intentando aportar datos que puedan servir a los escritores, sobre todo a aquellos que comienzan su andadura en las letras.

Pero no puedo. Hoy no puedo publicarlo. Hoy no cabe en este blog. Saldrá a la luz seguro, pero no hoy. Mañana, o pasado. Hoy quiero hablar de esos monstruos que se dedicaron a destrozarle la vida a una joven en los sanfermines de 2016. Y a esos otros monstruos de la justicia, que, tras una retahíla enorme de pruebas que, sin dejar un margen de duda, demuestran que la chica fue violada de una forma brutal, han dejado de lado todas esas pruebas, incontestables, para decir que no hubo violación. E incluso uno de esos jueces pretendía dejar en la calle a esos monstruos. ¿Por qué no encierran a la joven, por ser mujer? Porque dentro de poco, vamos a llegar a eso.

mujer_sombra

Leer más “Una profunda herida en el alma”

Defensa personal, una opción

Tema polémico, advierto. Puede no gustar a todo el mundo, pero para mí es importante sacarlo a la luz.

Una pregunta que me hago a menudo cuando aparecen noticias sobre violaciones a mujeres, y perdón por traer un tema tan delicado aquí, pero tengo poderosas razones para ello, es qué se puede hacer para evitar ese terrible trauma, que marcará la vida de una mujer para siempre. Recientemente se ha informado de un caso así cada 11 minutos en Brasil. Si eso no merece un minuto de atención, no sé qué puede hacerlo.

Aunque no hay una respuesta única, yo siempre he considerado una opción que, para mi perplejidad, es rechazada a menudo: enseñar a las jóvenes, y a los jóvenes, pero sobre todo a ellas, algunos elementos básicos de defensa personal. No digo que se saquen un cinturón negro de nada, ni que se conviertan en Rambo, de hecho, la mejor técnica siempre, siempre, es huir. Pero, cuando no se puede huir, hay una opción: la defensa personal.

Los años fantásticos que estuve practicando karate tenían, en ocasiones, momentos de defensa personal, y algunos eran específicos de mujeres. Compañeros y yo mismo hacíamos de sparrings. Os puedo asegurar que una mujer bien preparada y formada me hacía volar por los aires con bastante facilidad, y mis costillas y un neumotórax pueden dar fe de ello.

He recibido, a lo largo de mi vida, muchas críticas por animar a mujeres para que aprendan algunas técnicas básicas de defensa personal. Pero seguiré haciéndolo. No quiero ver ni a una mujer más con su cuerpo y alma destrozados por la acción bárbara de un monstruo. Creo que merece la pena buscar soluciones. Esta no es la única, por supuesto. Pero es una más, y debería ser tenida en cuenta.