Contra los blasfemos en el nombre de Dios

Hoy voy a hablar de Dios y blasfemos, y de esa relación que llevan ambos manteniendo desde hace milenios. Una relación por la que el Primero ataca a los segundos en su nombre, usando para ello por supuesto a sus representantes. Acciones contra los blasfemos en nombre de Dios, para que purguen sus pecados en la Tierra.

De vez en cuando vemos a personas e instituciones poner demandas civiles, o penales, en relación a terceros que han menospreciado una religión concreta, y han insultado sus costumbres o a sus dioses. En otros países, es el mismo estado el que castiga a los “blasfemos”, es decir, a aquellos que atacan verbalmente los conceptos que se consideran sagrados y divinos, y que por ello no pueden ser criticados, menos aún menospreciados. Las penas pueden ser muy duras, incluso la muerte. Parece que a algunos dioses les gusta ver morir a quienes no creen en ellos. Me pregunto qué entidad todopoderosa y divina tiene la necesidad de que un simple mortal muera para satisfacer no sé qué sentimiento, que tiene muy poco de divino, y sí mucho de humano.

hinni
¿Quién se otorga el derecho de juzgar a otros en nombre de Dios?

Leer más “Contra los blasfemos en el nombre de Dios”

Anuncios

Cuando todo lo que queda son extremos

El mundo pasa por ciclos, eso es algo que la historia ha demostrado cientos de veces. Entre periodos de una cierta cordura y sensatez, se desarrollan épocas, alentadas por las crisis recurrentes, que llevan a personas, sociedades, naciones y pueblos a posturas extremistas y antagonistas. Es algo parecido a lo que hace el cuerpo humano cuando se siente amenazado: ataca los cuerpos que siente extraños, incluso si son beneficiosos para la salud. Un problema de enfermedad autoinmune de carácter social y político. Un lupus que se asienta sobre sociedades que viven en los extremos de la sinrazón y la ignorancia.

El pasado 24 de septiembre, las elecciones en Alemania han llevado al parlamento alemán, el Bundestag (y no el el Reichstag como mucha gente lo llama, por error o a conciencia), a 88 miembros de un partido de extrema derecha. Mucha gente los llama nazis, o neonazis. También en mi país, España, y en otros países, unos se llaman a otros nazis, sea la izquierda a la derecha, o la derecha a la izquierda, aunque en este caso el término “comunista amigo de Stalin” es muy común también.

quino-mundomejor

Leer más “Cuando todo lo que queda son extremos”