Lenguaje inclusivo y la gata de Schrodinger

Vamos con una nueva entrada sobre lenguaje inclusivo, una tendencia que combato activamente desde este pequeño blog, una lucha que no gusta a muchos sectores de población. Pero, una vez más, me reafirmo, y como demostré en esta entrada anterior, el lenguaje inclusivo no tiene, en la mayoría de los casos y salvo excepciones, ningún sentido.

Una pregunta que quiero lanzar ahora a las redes: ¿el gato de Schrodinger era realmente una gata? No lo sabremos nunca. ¿Tendría que haber usado Schrodinger «gata», o quería indicar que, en definitiva, el experimento no tenía en cuenta el sexo del gato?

El misterio de Schrodinger y su experimento: ¿era un gato una gata?
Continuar leyendo «Lenguaje inclusivo y la gata de Schrodinger»

El horror de leer un texto cien por cien inclusivo

En esta nueva entrada sobre texto inclusivo, del cual ya adelanto estoy totalmente en contra, traigo un texto real de un periódico, de hecho de «EL Periódico» para demostrar la inutilidad que supone darle vueltas y más vueltas a este asunto de la inclusión mediante la lengua.

Como ya he repetido en otras ocasiones, el lenguaje no es sexista, como ya se ha demostrado por parte de lingüístas y expertos en muchas ocasiones, gente que no puede ser acusada precisamente de machista. A mí en concreto se me podría acusar de machista, pero creo que este blog demuestra que no soy perfecto, pero que defiendo a uñas y dientes la igualdad hombre-mujer. Y, sin embargo, me sostengo en mi tesis: el lenguaje inclusivo es una pérdida de tiempo, y de paciencia.

Continuar leyendo «El horror de leer un texto cien por cien inclusivo»