El legado de “El Señor de los Anillos”

Miércoles. Es decir, música.

Suelo decir, y es cierto, que son escritores como Isaac Asimov o Arthur C. Clarke los que más me han influido en mi vida a la hora de imaginar historias. Pero estoy siendo injusto, cuando no introduzco el nombre de un hombre muy especial, un mago de las letras: J.R.R. Tolkien. El padre de “El Señor de los Anillos” o “El Hobbit”, creo que supera todos los sueños de lo que un escritor puede llegar a crear con una simple pluma.

Porque no nos podemos llevar a engaño; hay grandes escritores, y no a todo el mundo le gustará la obra de Tolkien. Es normal. Pero nadie puede negar, ni por un instante, su magnificencia, su visión gigantesca de un universo casi infinito, y su capacidad para crear mundos inagotables, que son tan reales como lo es el Sol al amanecer. Un Sol que brilla con una luz interminable, que pervivirá siglos. El nuevo Homero del siglo XX.

el_senor_de_los_anillos

Leer más “El legado de “El Señor de los Anillos””

Anuncios

Música para el Señor de los Anillos años 70

No todos los miércoles toca incluir una entrada musical. Pero hoy sí. Camel es un grupo de los años setenta y ochenta, que siempre me entusiasmó por su finura, su calidad en las composiciones, y su brillante sonido armónico.

Camel entra dentro de lo que se llama “Rock progresivo”, una de las ramas del rock sinfónico. Se caracteriza por composiciones largas, de nivel medio en complejidad, sonidos depurados, y temas dramáticos y de fantasía.

El tema que traigo hoy se compuso en 1974, dentro de su primer disco. Su título es “The White Rider” (El jinete blanco). Se inspira en las escenas donde Gandalf cabalga con SombraGris, su caballo, camino del Reino de Gondor, para advertir del peligro que se cierne sobre la Tierra Media. Todo ello, por supuesto, dentro del mundo del maravilloso e increíble libro “El Señor de los Anillos”, obra maestra de la literatura.

Cuántas veces he cabalgado con Gandalf a lomos de esta brillante y maravillosa composición, con una fuerza y una energía demoledoras. Sin duda discos como este merecen un puesto en la historia de las mejores composiciones del siglo XX en lo que a música rock se refiere.

Señoras y señores, con ustedes, Camel, y un trocito de “El Señor de los Anillos” para llevar a todas partes. Cuántas cosas tenemos que agradecerle a J.R.R. Tolkien. Cuántos sueños maravillosos de un maestro de las letras.

whiterider