La estrella de Kítezh (IV)

Tercera parte en este enlace.
Segunda parte en este enlace.
Primera parte en este enlace.

Cuarta parte de este relato sobre el origen de la disputa entre Sandra y Robert que ellos mismos discuten en “Las entrañas de Nidavellir”.

Sandra ha visto que Robert se ha unido a Catia en su deseo de desarrollar un arma biológica basada en XARN con el fin de hacer frente a la invasión china. Mientras tanto, Víctor y Olga se dirigen a ver a Mikhail Dietrich, a pesar de que no podrán presentarle a Sandra. Pero Víctor entiende que la intercepción de la que ha sido objeto debe haber sido causada por alguna filtración. Y Mikhail podría tener información adicional sobre dicha intercepción, e incluso sobre lo ocurrido con Sandra…

estrella_kitezh

Fragmento.

Mientras Sandra y Robert hablaban por primera vez, el aerodeslizador de Víctor había despegado. Pero no con el rumbo que Olga esperaba.

—No vamos de vuelta a Moscú —aclaró Olga.
—Eres muy perspicaz. Seguimos nuestro camino para hablar con Mikhail Dietrich. Tenemos que informarle.
—¿Por qué? No tenemos ya a Sandra. ¿Crees que pueda aportar algo?
—Creo que Sandra no es en absoluto una estudiante.
—Eso es evidente.
—Y tampoco una típica espía. Tan joven, y tan perfectamente preparada. Parece tener un control absoluto de la situación. Es demasiado buena.
—Y tan bella… —Víctor suspiró.

—Olga, no quiero meterme en tu vida privada, y tus asuntos personales son tuyos, pero…
—No sigas por ahí, Víctor.
—Debes tener cuidado. Bastante peligrosa es ya esta vida que llevamos, para que atraigas la atención de los demás con tus intereses homosexuales.
—¿Son peores que los intereses heterosexuales? Porque a ti no te importaría tener una pequeña sesión de sexo con ella. Estoy segura. Y a mí tampoco.
—No se trata de lo que me gustaría a mí, o a ti. Se trata de que conoces perfectamente la situación de la homosexualidad y el lesbianismo en la actualidad. En Rusia difícilmente se ha tolerado nunca, y la mayor parte de la historia es de persecución. Pero los chinos son incluso peores. Y todos los países que conforman el Gobierno del Norte lo rechazan de pleno, con penas de trabajos forzados e incluso de muerte. Sabes que se les llena la boca de paz y libertad y derechos individuales cuando dan discursos. Y sabes cómo terminan luego estas cosas. —Olga no pareció convencida en absoluto.
—No me someteré a leyes que coarten ninguna de mis libertades básicas, Víctor. ¿Para qué luchamos? ¿Qué sentido tiene buscar la libertad de Rusia, si luego debemos escondernos por nuestras ideas, o por nuestras preferencias sexuales?

Libro disponible en Amazon y Lektu.


 

Autor: Fenrir

Amateur writer, I like aviation, movies, beer, and a good talk about anything that concerns the human being.

3 comentarios en “La estrella de Kítezh (IV)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .