Pink Floyd, viajando a la cara oculta de la Luna

Dentro de lo que, cuando yo era joven, llamábamos “Rock sinfónico” y ahora llaman “Rock progresivo”, sin duda ha habido grupos realmente importantes y con discos sobresalientes. Pero es Pink Floyd, sin ninguna duda, uno de los iconos más importantes, sino el más importante, de ese estilo musical.

Un periodo musical que fue bastante corto: empezó más o menos a finales de los sesenta, y se diluyó rápidamente a principios de los ochenta. Observe que los discos de los grupos consagrados de esa época, Camel, Genesis, Yes, Supertramp, Alan Parsons, y otros, se habían ido convirtiendo en música más comercial, alejándose del modelo experimental que el Rock sinfónico tenía como base principal. Todos, menos Pink Floyd.

Leer más “Pink Floyd, viajando a la cara oculta de la Luna”

Cuando los recuerdos son cadenas de hielo y acero

Hoy voy a atreverme a hacer algo especial y muy personal. Algo que no he hecho más que en alguna ocasión. Pero hoy tengo la necesidad espiritual de traer de nuevo un texto al blog que publiqué hace un tiempo. ¿Por qué? 

Todo empezó ayer. Estaba trabajando como siempre en el ordenador, con un programa que no acababa de funcionar por algún problema oculto, diseñado para que mi cabeza explotara intentando encontrar el fallo.

De pronto, se me ocurrió poner un disco que no escuchaba hacía demasiado tiempo: “Wish you were here” del grupo británico Pink Floyd. 

Y, de pronto, me vi sumergido en una cadencia creciente de recuerdos y pensamientos. La música del disco me trajo a la memoria a viejos amigos, viejos sueños, viejos amores, y viejas aventuras de juventud que habían quedado borradas de mi memoria largo tiempo atrás. Me vi a mí mismo tarareando la canción que da nombre al disco, “wish you were here” (Ojalá estuvieses aquí). Y apareció en mi mente una figura de una joven mujer morena que perdí demasiado pronto, y que me miraba con sus ojos azules como dos estrellas en el firmamento.

Una cosa llevó a la otra, y a este relato que nació inspirada en su recuerdo, como tantos otros relatos y pensamientos. Así que, con su permiso, quiero traer de nuevo ese texto. Y disculpen mi atrevimiento. A veces solo nos queda la noche, una vieja canción, y unos cuantos recuerdos. Nacemos desnudos de cuerpo, y morimos desnudos de un alma que se rompe con el tiempo.

Es la vida, dicen. Sí. Es la vida. Pero puede ser un tormento. Por eso, nada como una vieja melodía para curar el alma de tantos recuerdos. Muchas gracias.

sandra_stars

Leer más “Cuando los recuerdos son cadenas de hielo y acero”