Edgar Allan Poe y las catacumbas de la mente

Seguimos con los miércoles musicales, y sigo intentando traer a este blog música y trabajos que probablemente no tengan una audiencia muy grande actualmente, pero cuyas piezas son obras maestras de la composición. Y que por lo tanto creo que merece la pena recuperar y revivir.

La música le debe mucho a la literatura, y el camino contrario también es perfectamente factible y real. Ambas beben de la esencia más profunda del ser humano, y ambas se funden con artistas que mezclan su mejor música con sus sensaciones en los libros de los mejores escritores.

tales

Leer más “Edgar Allan Poe y las catacumbas de la mente”

“Horizons”, la maestría de Steve Hackett

 

Una de las piezas que acostumbran a aprender los estudiantes de guitarra es “Horizons”, de Steve Hackett. Formaba parte del primer corte de la cara B del disco “Foxtrot” del grupo de rock progresivo “Genesis”. Este disco lanzó sin ninguna duda al grupo a finales de 1972, comenzando una carrera de grandes éxitos.

Los alumnos aprenden esta pieza cuando ya tienen una maestría relativamente alta con la guitarra, ya que su interpretación requiere de una destreza y una habilidad que van más allá de los clásicos ejemplos con los que se suele iniciar el alumno.

Más allá de eso, “Horizons” es un portento de armonía, en el que la combinación de acordes y su desarrollo provocan un sonido completo y muy rico, con un tono claramente influenciado por piezas de música clásica, con inspiración en una pieza de Johann Sebastian Bach, concretamente la suite para violonchelo No. 1.

Al ser una pieza típica de aprendizaje en conservatorio, podemos encontrar innumerables interpretaciones de esta gran obra en Youtube. Yo he puesto la pieza original, y una de una artista que me ha parecido muy interesante. Cada cual dota a la obra de su propio espíritu y estilo, de eso no cabe ninguna duda. En el caso de la estudiante, se hace evidente alguna indefinición y problemas con el tempo, pero nada que la práctica no solucione.

Por lo demás, una pieza corta, que fue un éxito inmediato y que seguirá sonando durante mucho tiempo.

Versión Steve Hackett

Versión estudiante nivel medio

C’est La Vie, el sonido puro de Emerson, Lake & Palmer

Dentro de lo que se conoce como rock progresivo de los años setenta, uno de los grupos más rompedores y avanzados fue sin duda Emerson, Lake & Palmer (ELP). Con su sonido contundente, especialmente con el de aquellos maravillosos sintetizadores analógicos, ELP consiguieron un sonido nuevo y directo, con una energía que solo aquella tecnología podía dar.

Famosos fueron los teclados como el Mini Moog, que era monofónico, y que no tenía ni un solo chip digital en su interior. Todo el sonido nacía de la circuitería analógica, que generaba osciladores de onda que luego eran pasados por filtros analógicos, para conseguir aquel sonido tan especial y fantástico. Yo pude ver alguno en mis tiempos de juventud. Actualmente son un tesoro del coleccionismo.

Esta pieza que traigo aquí, “C’est La Vie” (es la vida), desde luego es especial, con una profundidad que, de nuevo, se consigue gracias a aquel sonido analógico. Ahora existen simuladores del Mini Moog, pero por supuesto, no es el sonido que daban aquellos cacharros llenos de una tecnología superada, es cierto, pero que marcó época, y abrió puertas a nuevas formas de expresión musical. Fantástico Keith Emerson en esta pieza, que nos dejó en 2016, al igual que Greg Lake, que también falleció en 2016, pero que vivirán siempre en la historia de la música.

Una obra maestra, que merece la pena escucharse en silencio y con calma.

Música para el Señor de los Anillos años 70

No todos los miércoles toca incluir una entrada musical. Pero hoy sí. Camel es un grupo de los años setenta y ochenta, que siempre me entusiasmó por su finura, su calidad en las composiciones, y su brillante sonido armónico.

Camel entra dentro de lo que se llama “Rock progresivo”, una de las ramas del rock sinfónico. Se caracteriza por composiciones largas, de nivel medio en complejidad, sonidos depurados, y temas dramáticos y de fantasía.

El tema que traigo hoy se compuso en 1974, dentro de su primer disco. Su título es “The White Rider” (El jinete blanco). Se inspira en las escenas donde Gandalf cabalga con SombraGris, su caballo, camino del Reino de Gondor, para advertir del peligro que se cierne sobre la Tierra Media. Todo ello, por supuesto, dentro del mundo del maravilloso e increíble libro “El Señor de los Anillos”, obra maestra de la literatura.

Cuántas veces he cabalgado con Gandalf a lomos de esta brillante y maravillosa composición, con una fuerza y una energía demoledoras. Sin duda discos como este merecen un puesto en la historia de las mejores composiciones del siglo XX en lo que a música rock se refiere.

Señoras y señores, con ustedes, Camel, y un trocito de “El Señor de los Anillos” para llevar a todas partes. Cuántas cosas tenemos que agradecerle a J.R.R. Tolkien. Cuántos sueños maravillosos de un maestro de las letras.

whiterider