Una visita a la vida y costumbres de Marte

Bienvenidos a Marte, amigos y amigas. Estamos en 2153, y Marte ha sido colonizado por seres humanos. ¿Le apetece una visita a la montaña más alta del sistema solar, el monte Olimpo, con 27 kilómetros de altura? ¿Una visita al Cañón del Valles Marineris, con 3000 kilómetros de longitud, y 8 kilómetros de profundidad? Deja al Cañón del Colorado como una simple muesca en el suelo. ¿Qué tal pasear por la nieve de los polos, que no está compuesta de nieve, sino de hielo seco, es decir, dióxido de carbono? ¿Qué tal volar un rato, con una aeronave que requiere de alas diez veces más grandes que las de la Tierra, debido a la poca densidad de la atmósfera? Esta semana tenemos una oferta al 50% de descuento para usted y su familia. ¡No la desaproveche!

Marte es un planeta fascinante, sin duda. Pero, además, es el nuevo hogar de la humanidad, solo que muchos todavía no se han enterado de ello. Pero lo harán. No ellos probablemente, pero sí sus hijos, o sus nietos. Ahora mismo se preparan los primeros viajes para ir a Marte, aunque el único plan serio y científico en este momento es el de la NASA y el proyecto Orión. Lo de SpaceX y Elon Musk, como ya he comentado, de momento es un circo mediático, como muchas de las cosas que hace este hombre últimamente. Pero Marte es mucho más que espectáculo: es el lugar donde vivirán una parte de los descendientes de los seres humanos de la Tierra: los marcianos.

Los pasos, a grandes rasgos, son los siguientes:

This computer-generated view depicts part of Mars at the boundary between darkness and daylight, with an area including Gale Crater beginning to catch morning light

Leer más “Una visita a la vida y costumbres de Marte”

Anuncios

LEMNOS, el nuevo sistema láser del proyecto Orión

Dicen algunas personas que invertir en el espacio es perder el tiempo. Esas personas deberían desconectar sus móviles, sus ordenadores, sus electrodomésticos, sus cuidados médicos y medicamentos, y una enorme cantidad de productos que usan cada día, y que nacieron, directa o indirectamente, por efecto de la investigación espacial.

Un ejemplo futuro de lo que será una revolución en las comunicaciones es el sistema LEMNOS, actualmente en desarrollo por parte de la NASA. ¿En qué consiste? Dicho de un modo sencillo, se trata de poder enviar una enorme cantidad de datos a través de enormes distancias en el espacio.

Actualmente, las comunicaciones se realizan por ondas de radio, que son un sistema efectivo y suficiente para la Tierra o para órbitas bajas. Pero en el espacio profundo, por ejemplo desde Marte, comunicarse por radio con la Tierra supone velocidades lentísimas, del orden de 4Kbits, algo que evidentemente queda lejísimos de las conexiones que tenemos hoy en día. El resultado de esta bajísima velocidad ya es un problema con las sondas robotizadas. Pero ¿y con seres humanos? El problema se agrava, y mucho.

La razón es sencilla: los astronautas que vayan a Marte sentirán sobre todo algo muy importante a nivel psicológico: soledad. Estarán ellos, pero sus familias, sus amigos, sus compañeros, estarán a un mínimo de 54 millones de kilómetros. Eso supone que enviar señales de radio provoque una pérdida de señal muy importante. Las ondas de radio viajan a la velocidad de la luz, pero la distancia provoca que el ancho de banda, es decir, la cantidad de información enviada por unidad de tiempo, sea muy baja.

El resultado para los astronautas es que es imposible de forma práctica recibir y mandar información en grandes cantidades. No se trata de ver a sus familias al momento y mantener una conversación, eso es imposible porque la luz tardará unos minutos en ir y volver a la Tierra. Pero al menos podrán recibir vídeos de sus familias, programas de televisión, noticias, o la final de un partido. A nivel psicológico eso es fundamental; supondrá que esos astronautas se sientan un poco más cerca de casa.

El secreto del sistema LEMNOS se basa en mandar la información a través de un láser. El láser dispone de una frecuencia muy superior a la onda de radio, y el hecho de que sea un haz de luz coherente implica una gran precisión, y poca pérdida de dispersión. Estas señales llegarán a un satélite a la Tierra, y luego se enviarán,ya en forma de ondas de radio, a estaciones en la superficie.

Pero el sistema LEMNOS tendrá muchísimas otras ventajas. Podremos ver objetos del espacio profundo en altas resoluciones, y mandar grandes masas de datos y software de actualización a las sondas para mejorar sus sistemas. Fotos, vídeos, y todo tipo de material en alta calidad será posible gracias al sistema LEMNOS.

Personalmente, me parece revolucionario, por cuanto supone un salto cuántico, nunca mejor dicho, en el hasta ahora deficiente y problemático tratamiento de la información a grandes distancias. Pero es que esta tecnología, aplicada en la Tierra, permitirá conexiones seguras y muy fiables punto a punto, que no podrán ser interceptadas si no se obtienen las lecturas directas de los fotones implicados en el haz láser. Las posibilidades para sistemas de seguridad son inmensas.

Volviendo a los astronautas del proyecto Orión, sin duda se sentirán reconfortados con un sistema como el LEMNOS, que les permitirá acercase a la Tierra, aunque sea con una demora de algunos minutos. Sin duda, un aspecto fundamental, y muy importante en el aspecto psicológico. LA NASA abre, una vez más, nuevas fronteras, pero, como suele ocurrir, nunca son tan evidentes y directas, pero sí cambian las vidas de las personas. Y de eso trata la ciencia.

Interior del módulo de mando
Interior del módulo de mando de la nave Orión

Muere Eugene Cernan, el último hombre en la Luna

Como amante de la astronáutica y el espacio, hoy me siento triste al conocer que ha muerto Eugene Cernan, el último hombre que pisó la Luna en el Apollo XVII. Empezó su carrera al espacio en el Gemini IX y fue astronauta del Apollo X. Luego ha inspirado a miles de hombres y mujeres a apasionarse por la ciencias y las matemáticas, disciplinas completamente imprescindibles para progresar como civilización.

También es triste ver cómo tanta gente sigue dudando de los viajes a la Luna, pero es que además se duda del viaje al espacio hoy en día. Hace unos días vi una transmisión de la NASA sobre la ISS con un astronauta en el espacio, y fueron varios los que dijeron que esas imágenes estaban montadas en un escenario y que era todo falso.

De hecho, con el nuevo viaje del proyecto Orión para ir a la Luna y a Marte dirán lo mismo. Todo es falso para ellos. Qué cierta es esa frase de que la ignorancia es arrogante y atrevida. Pero de eso hablaré otro día. Descanse en paz.

eugene_cernan
Eugene Cernan

Aquellos chalados en sus locos cacharros

Esta semana se han anunciado nuevas empresas, entre ellas la archiconocida Boeing, que aceptan el reto de Elon Musk de llevar al primer ser humano a Marte, indicando que ellos serán los primeros en llegar al planeta rojo.

Todo esto sin olvidar que la NASA, con el proyecto Orión, también construye un cohete, el SLS, para ir a Marte. China, por su parte, ha anunciado que serán ellos los primeros en llegar, y por supuesto reclamar, el suelo marciano. Y seguramente Rusia se apunte pronto. Solo queda Europa, que colabora con la NASA en el proyecto Orión, pero no tiene un proyecto propio.

Yo, que recuerdo el día en el que el Apollo XI llegó a la Luna, y que vi el alunizaje por televisión junto a millones de seres humanos, no puedo por menos que estremecerme. Tanto en el aspecto positivo, como en el negativo.

En el positivo, porque veo nacer una nueva carrera espacial, y eso siempre es bueno. ¿Por qué? Es muy sencillo: el mundo tecnológico actual, los sistemas médicos modernos, los ordenadores, las telecomunicaciones, no existirían sin la carrera espacial. Apague el ordenador, el teléfono, y decenas de inventos que usamos cada día. Apague la mayoría de sistemas de los hospitales, y de los automóviles y aviones comerciales. Sin la carrera espacial, no existirían. Además, como amante de la astronáutica, me siento feliz de haber vivido dos carreras espaciales. Vi nacer y morir la primera en los sesenta, y veo nacer la segunda.

En el lado negativo, tengo una gran preocupación por el hecho de que ir a Marte no es una vuelta por el campo. Puede hacerse. Debe hacerse. Pero los peligros son casi infinitos. Y veo mucha palabrería, mucho discurso, muchos aplausos, y mucho orgullo en las empresas que prometen ser las primeras en llegar a Marte. ¿Cuántas vidas se pueden perder ante algo así? La idea de Elon Musk y SpaceX de llevar en un primer viaje de solo ida a 100 seres humanos es una completa locura. Se han de cubrir etapas poco a poco, como se hizo con el proyecto Apollo de los años sesenta, que fue precedido de los proyectos Mercury y Gemini.

No lo veo claro. No el hecho de ir, sino toda esa fanfarria y ruido patriótico y de orgullo. No, el espacio no se conquistará con palabras grandiosas y preciosos discursos. Y que nadie lo olvide: morirá gente. Y no pocos. ¿Qué caras pondrán esos orgullosos empresarios cuando su gente, sus pilotos, sus científicos, sus investigadores espaciales, sus colonos, sean cadáveres sobre suelo marciano, o perdidos en el espacio para siempre? ¿Quién tomará la responsabilidad de que eso no ocurra? ¿Cómo justificarlo?

Cuidado. La carrera de los años sesenta fue una locura. Pero se tuvieron en cuenta enormes aspectos de seguridad. Aun así murió gente. Ahora, si no se tiene cuidado, pueden morir muchos más.

Pero, como siempre digo, lo mejor es un ejemplo: Apollo XIII. Estuvieron a punto de perder la vida. Todo estaba controlado, y sin embargo, podrían haber muerto. Se salvaron por equipos de gente brillante que encontraron soluciones brillantes. ¿Dónde está esa gente brillante ahora? Cuidado: el espacio no admite ni un solo error.

Para hacerse una idea, recomiendo la película “Apollo XIII”, una verdadera obra de arte del cine. Absolutamente genial. En las imágenes adjuntas pueden verse el cartel de la película, y una foto real de cómo quedó el módulo de servicio del Apollo XIII tras la explosión del tanque de oxígeno.

Hablaré mucho más de estos temas, por supuesto. Es un asunto apasionante. Pero peligroso. Me encanta que haya competencia, y deseos de abrir nuevas fronteras. Pero seamos cuidadosos. El espacio podría llenarse de cadáveres, y morir en un traje espacial perdido en la inmensidad del vacío, o en un planeta frío y sin casi atmósfera, no es precisamente el sueño de ningún hombre o mujer sensatos. Seamos cuidadosos. Nos irá la vida en ello.

Test del booster del SLS (Orión, NASA)

Puede que el vídeo que adjunto no sea muy emocionante, ni que levante pasiones como el fútbol o Gran Hermano, pero esto que se muestra aquí se llama futuro de la humanidad, y es el último y reciente test de los motores del SLS (Space Launch System), que será el cohete que impulse a la nave Orión hacia la Luna y a Marte.

El cohete tiene un 50% más de masa que el Saturno V, y es un vector capaz de poner en órbita una masa un 50% superior al cohete que mandó al ser humano en la Luna. Además, la cápsula permite que puedan ocuparla hasta seis tripulantes, aunque lo normal será que haya cuatro.

Naturalmente para ir a Marte, se deberán equipar módulos de habitabilidad para el viaje de ida y vuelta, la cápsula está destinada al reingreso a la Tierra.

Por cierto, ya se están eligiendo los astronautas, entre ellos la joven Alyssa Carson a la que sigo en Internet y con la que incluso he podido charlar alguna vez por Messenger, todo un honor poder conversar con un ser humano que se prepara para viajar a Marte desde hace cuatro años, y que ahora con quince tiene una carrera brillante y prometedora. Podéis seguirla en Facebook, y darle ánimos en su preparación.

Stephen Hawking acaba de decir que la humanidad tendrá que salir de la Tierra como máximo en mil años. Yo no le doy tanto tiempo. La pregunta no es si habrá que salir, sino cuándo. Y cuanto antes estemos listos, antes tendremos alguna posibilidad de supervivencia. Toda la humanidad está en la Tierra. Es hora de romper esa vieja costumbre, y comenzar a prepararse para convertir en hogar las estrellas.

Tenéis más información sobre el proyecto Orión de la NASA en este enlace.

Nueva conferencia en Barcelona sobre motores hiperlumínicos

Después del verano, y en relación al Barcelona AirSim Meeting, impartiré una charla que ya impartí en marzo en la Escuela de Ingeniería de Madrid, con el título: “Diseño y construcción de motores hiperlumínicos”.

Sin embargo, no me olvidaré de un hecho muy importante: en 2018 despegará por primera vez el SLS (Space Launch System), un cohete con un 50% más de potencia que el Saturno V, y que tendrá como finalidad llevar al ser humano a Marte.

Naturalmente, en este primer vuelo, y los dos siguientes, volará sin tripulación, como se hace siempre. Pero en 2020 ya volará una tripulación de tres astronautas en el módulo Orión.

Se ha criticado el proyecto Orión porque, dicen, es una copia del proyecto Apollo. En la conferencia comentaré por qué eso no es así, aunque lo parezca, explicaré las razones técnicas y de ingeniería que lo mueven, y cuál es el futuro brillante de este proyecto, siempre que los próximos gobiernos estadounidenses lo sigan apoyando claro.

Os dejo con un render de lo que será el despegue de este monstruo llamado SLS, que actualmente está en fase de pruebas. Simplemente impresionante.

Conferencia sobre el proyecto Orión de la N.A.S.A.

Vamos ya empezando a calentar motores para la presentación del proyecto Orión de la N.A.S.A. el próximo 5 de marzo en Madrid. Será dentro de las conferencias que se van a celebrar en el marco del Madrid AirSim Meeting, una feria de aeronáutica que celebra su quinto aniversario, y en la que he tenido el placer de poder participar en cada ocasión.

Este año promete ser mejor que ninguna, y allí estaremos para darlo todo, y para intentar que el público disfrute un rato con la aventura del nuevo viaje que ha comenzado la agencia espacial estadounidense. ¿Dónde acabará? Más allá de las estrellas, eso seguro.

Si deseáis más información sobre el proyecto Orión, podéis consultar nuestros artículos en este enlace.

Os dejamos con el programa.


El proyecto Orión de la N.A.S.A. Presente y futuro de la conquista del espacio.

Tras la finalización de los vuelos de los transbordadores, La N.A.S.A. ha puesto en marcha un ambicioso plan para llevar al ser humano a la Luna, Marte y el cinturón de asteroides. Este proyecto tiene como nombre ORION, y es el más ambicioso jamás llevado a cabo, por encima del proyecto Apollo. En esta conferencia hablaremos de este proyecto, así como de las posibilidades futuras del viaje a las estrellas.

  • Orígenes del proyecto Orión. Los proyectos Mercury, Gemini, y Apollo.
  • Los transbordadores. Aciertos y errores.
  • La Estación Espacial Internacional ISS.
  • El proyecto Constellation y las guerras de intereses comerciales.
  • El proyecto Orion y el vector de lanzamiento Space Launch System (SLS).
  • Situación del sector público frente al sector privado. El negocio del turismo espacial.
  • El negocio de las órbitas LEO frente al viaje al espacio profundo. Aspectos del proyecto Orión como nueva apertura de oportunidades de mercado.
  • Dificultades, recortes, competencias.
  • Nuevos retos en física. Motores iónicos.
  • El futuro. Motores WARP desde un punto de vista realista.
  • Otros tipos de motores basados en teoría de cuerdas y gravedad cuántica de bucles
  • ¿Es realmente importante conquistar el espacio?
orion
Conferencia proyecto Orion en Madrid AirSim Meeting