Escritores: el espejismo del éxito

En un par de ocasiones me he acercado a comentar el mundo de lo que se entiende debe ser y hacer un escritor para obtener el éxito en un lenguaje algo sarcástico, pero basándome en experiencias vividas aquí y allá. Quisiera ahora reflexionar en un tono un poco más “en serio” sobre este tema del mundo de los escritores y de lo que se entiende por tener “éxito” con la literatura, y explicar ciertos argumentos que quizás puedan servir a algún joven o no tan joven escritor. Si es así, me sentiré plenamente satisfecho.

escritores_espejismo_exito

Leer más “Escritores: el espejismo del éxito”

Cuando cultura y ciencia son un producto

Hace un tiempo, por motivos diversos, contacté con varios escritores de distintos géneros literarios, ciencia ficción, aventuras, poesía, y a través de ellos he visto cómo el mundo de la literatura ha cambiado en los últimos cuarenta años, desde los tiempos en los ochenta cuando las editoriales eran empresas que recibían un manuscrito, lo aceptaban o rechazaban, y luego lo publicaban en caso de aceptar el texto.

Hoy en día, los escritores tienen que preocuparse de todo: de escribir lógicamente, pero también tienen que ser, en muchas ocasiones, sus propios editores, sus propios correctores, sus propios gestores, y sus propios publicistas. Al final, el escritor lo es como tal una pequeña parte de su tiempo. El resto de ese tiempo lo dedica a hacer cosas que antes hacían las editoriales. En cuanto a las editoriales, simplemente se han convertido, cada todas ellas, es simples imprentas, donde el escritor ha de pagar para que publiquen su libro.

¿Y en el mundo de la ciencia? ¿Qué ocurre con los científicos? Exactamente lo mismo. Tal como explica Peter Higgs, el descubridor del bosón de Higgs y premio Nobel de física en 2013, los jóvenes científicos se ven abocados a publicar constantemente artículos que de ciencia tienen poco, porque han de competir para obtener dinero para sus estudios, y cuando lo tienen, se ven forzados a realizar publicaciones constantes para demostrar que están invirtiendo ese dinero en productividad. ¿Productividad? La ciencia no puede ser productividad. La ciencia es investigación, que a veces tiene éxito, y la mayoría de las veces no la tiene.

Peter Higgs explica que él solo publicó cuatro artículos, y con ellos ha ganado el premio Nobel, en un clima, en los años sesenta, adecuado para que los científicos hicieran su trabajo de investigación durante años, incluso décadas. ¿Cómo se espera hacer investigación si hay que estar publicando constantemente? Esto es cualquier cosa menos ciencia.

Es un tema preocupante. Los creadores, escritores o científicos, y otras ramas del arte, la cultura y la ciencia, se ven abocados a convertirse en máquinas de producir, en publicistas, en una locura por ser el primero frente a una feroz y durísima competencia. Así no se puede crear nada; ni arte, ni cultura, ni ciencia. Y es una pena, porque la sociedad va a pagar, de forma muy dura, el perder esos principios básicos de concentración, disciplina por el trabajo, y búsqueda de nuevas fronteras. Hoy todo es correr y ser el primero, sin importar la calidad, solo la cantidad.

Esperemos que eso cambie en el futuro. Debemos construir sociedades basadas en el pensamiento, no en en el marketing, o nos veremos abocados a un desastre de consecuencias imprevisibles.

peterhiggs_web_1024
Peter Higgs

Vídeo oficial de la Biblioteca Virtual de Numberland

Os traigo el primer vídeo de la Biblioteca Virtual de Numberland. Este es un proyecto que se lleva a cabo con gran ilusión y, por qué no decirlo, esfuerzo, pero que creo que merece la pena. El mundo de los escritores y su proyección como tales está completamente manipulado. Sí, se puede trabajar en la idea de que el escritor gane dinero, y también las editoriales, pero con honestidad, con seriedad.

Hay mucha gente seria, sin ninguna duda, pero también hay demasiada gente aprovechando la oportunidad de hacer soñar en falso a un joven  con un libro que acaba de escribir. Es ahí donde hay que  actuar. La idea es cambiar eso, con otro estilo. No será fácil, eso es seguro. Pero el viaje merecerá la pena. De eso también estoy seguro.

Acerca del ego de los escritores

Dicen que los escritores tenemos un gran ego. A mí me han acusado varias veces de tener un gran ego. Es posible que haya mucho de eso. Pero no nos engañemos: el ego es importante para escribir, pero la necesidad de comunicar un sentimiento, una idea, un mensaje, lo es aún más.

Yo tengo un calendario de libros y unas fechas aproximadas para ponerlos a disposición de los lectores. Pero libros y fechas tienen un final. Luego me retiraré, como he hecho siempre, para tomar otros caminos. La verdad es que eso es, creo yo, bastante incompatible con el ego. Hace poco alguien me preguntaba cómo había podido dejar cierta página de aviación y simulación que gestioné durante diez años, si era una web con un éxito importante, bastantes visitas, y una actividad realmente importante. Lo tenía todo. Pero no me mueve el sentido del protagonismo. Si fuese así, no habría borrado la anterior página del Facebook, que tenía en ese momento 2800 seguidores. Si fuese así, habría querido seguir sumando seguidores.

Creo que en la vida estamos para cumplir metas, y quemar etapas. Creo que debemos tener un plan, cumplirlo en la medida de nuestras posibilidades, y luego, retirarnos, y explorar nuevos mundos. Creo que no he venido a este mundo para centrarme en un universo concreto, sea el que sea. Soy un explorador, del universo, y de mi interior. Uno va con el otro. No puedo centrarme en algo, porque me estoy perdiendo una diversidad infinita de posibilidades. Creo que mi ego es grande, no lo dudo. Pero mis ansias de explorar, de aprender, de soñar nuevos caminos, lo son más.

Creo, en definitiva, que estamos aquí para aprender. Y que cuando algo te ha dado todo lo que sientes que te podía dar, debes partir de nuevo, y buscar nuevas rutas, y aprender nuevas cosas. Solo se vive una vez. Pero hemos de intentar que, en ese camino, vivamos mil experiencias. Si no, la vida solo tendría un color, y un color es muy poco para disfrutar de la belleza del universo. Ese es mi camino. Y esa es mi meta.

Captura de pantalla 2016-04-27 a las 10.21.58

La quimera de vivir de la literatura

¿Se puede vivir de la literatura? Solemos creer que la literatura, como cualquier otra actividad, tiene a una serie de elegidos, que ganan ingentes cantidades de dinero con sus obras. Lo cierto es que ese número existe, pero es tremendamente exiguo. Incluso escritores de mucho renombre deben buscar alternativas para subsistir y pagar las consabidas e inevitables facturas e impuestos que todo mortal debe atender.

De eso hablan en el artículo adjunto, dando una visión bastante dura, pero realista, de la vida de un escritor. No ya del escritor aficionado que no ha vendido ni venderá un libro en su vida, que esos son millones, sino del escritor reconocido y de éxito que, sin embargo, no puede vivir de ello.

Lo cierto es que actualmente daría la impresión de que hay más escritores que lectores. Aunque sea un poco exagerado, el número de lectores decrece constantemente, pero, paradójicamente, el número de escritores crece. Porque para ser escritor basta un ordenador y unas cuantas páginas contando una historia. Y así pueden verse miles de personas publicando diariamente en Internet, sea en Facebook o en páginas especializadas. Todos con sus sueños de grandeza. Y todos enfrentándose a la dura realidad: escribir y vivir de las letras es una quimera. Un artículo muy interesante.

Ah, y por cierto. La lectura es una actividad altamente productiva y beneficiosa. Permítame un consejo: tómese unas páginas de un buen libro cada noche, antes de dormir. Su mente, y sus sueños, se lo agradecerán.

Minds