No estás sola; alguien te ama en la ciudad

La pieza musical de esta semana viene de la mano, y la voz, de Miguel Ríos, uno de los cantantes y compositores más conocidos en las décadas de los sesenta a los noventa del siglo XX, y también la primera década del siglo XXI.

Miguel Ríos es alma pura del rock & roll en España, y sus conciertos, sobre todo en las décadas de los ochenta y noventa, fueron realmente espectaculares. No olvidemos su álbum doble en directo “Rock & Ríos” que se convirtió en un superventas, con clásicos irrepetibles. Yo lo escuché hasta romper la aguja y rayar los discos de vinilo.

Pero hoy traigo una pieza de estudio que me parece maravillosa: “No estás sola”, del álbum “El rock de una noche de verano”. Esta pieza nos introduce al calor de una radio nocturna, donde la gente llamaba y explicaba sus miedos, sus temores, sus sueños.

Lo recuerdo muy bien: con la radio portátil, o con los auriculares, escuchábamos aquel programa donde, entre distintas piezas musicales, la gente llamaba para cualquier cosa. Para contar sus desamores, para pedir ayuda, para lanzar una voz desesperada a la noche. Una voz que buscaba respuestas en las ondas, y que encontraba en la radio un faro donde reflejar toda su vida.

radio_night

Leer más “No estás sola; alguien te ama en la ciudad”

The Cranberries, imaginación al poder

Hace mucho tiempo que no traigo a este blog un poco de música. Normalmente suele ser el miércoles, pero, ¿qué día no es bueno para la música?

Siguiendo mi línea de locura con el libro y su finalización, hoy quiero recordar a un grupo irlandés maravilloso de los noventa, The Cranberries, que tenía en Dolores O’Riordan su voz y su personalidad. Con “Zombies” lograron un éxito inusitado, en un vídeo que trata el doloroso y terrible tema del grupo terrorista IRA y la lucha en Irlanda del Norte. Una lucha que acabó con los acuerdos de Viernes Santo, y que amenaza con volver por el Brexit.

Pero en estos tiempos difíciles de coronavirus y problemas complejos, quisiera traer un tema mucho más tranquilo, que habla de la imaginación, y de cómo esta nos transporta a todo tipo de mundos insospechados. Para los amantes del arte y la literatura la imaginación es nuestro barco eterno al infinito. Y, por ello, creo que esta canción nos cuenta algo muy importante: usemos la imaginación para crear mundos increíbles, maravillosos a veces, otras veces muy duros, pero siempre apoyados por nuestros sueños.

A mediados de los noventa monté un dúo con una cantante y guitarrista, y cuya voz era sin duda muy semejante a la de Dolores O’Riordan. Enamorada de Cranberries, me transmitió su amor por este grupo. Yo le di algunas clases de inglés y de acento para que perfeccionara ese estilo tan personal de la cantante de Cranberries, muy típico de su ciudad. Lograba parecer realmente la cantante de Cranberries, era increíble lo bien que lo hacía.

Tengo un CD con alguna maqueta de estudio de grabación por ahí con algunas composiciones que hicimos juntos. A ver si un día lo busco y lo pongo aquí. Siempre le agradeceré que me transportara al mundo de Cranberries. Eso, y los buenos momentos que pasamos durante interminables ensayos y conciertos. Me encantaba cómo conducía; salir vivo de su coche era toda una experiencia.

En fin, muchos recuerdos, mejor les dejo con la música. Señoras y señores: con ustedes, The Cranberries.

Fragmento de “Sandra: relatos perdidos”

Este es un fragmento de “Sandra: relatos perdidos. Tras los sucesos de “Las entrañas de Nidavellir” las cosas solo han seguido complicándose para Sandra, que debe huir y esconderse constantemente. En ese viaje sin final llega a Lyon, Francia, donde es recibida y acogida por la familia de su amiga Yvette Fontenot.

En ese hogar, oculta en el taller de carpintería de la familia, pasa su primera noche, cuando es invitada por el hijo del matrimonio y su pareja para una sesión de jazz. Sandra acepta, con cierta preocupación, pero debe dar una imagen de normalidad, y de que es una simple refugiada que trata de rehacer su vida…

cropped-maxresdefault.jpg
Le Péristyle, jazz en estado puro

Leer más “Fragmento de “Sandra: relatos perdidos””

Sheryl: debes temer a la oscuridad

Ya está a la venta el nuevo disco “Threads” de Sheryl Crow, que muchos clamamos como merecedor de uno o dos Grammys por lo menos. Claro, somos fans incondicionales de la artista. Pero, ¿tenemos alguna base para ello?

Yo creo que sí. Aunque Sheryl es compositora, suele hacer versiones, y ahora ha preparado una de “Beware of Darkness” (cuidado con la oscuridad), uno de los temás más emblemáticos y míticos del disco triple de George Harrison, y una verdadera obra maestra. Una pieza de la que me enamoré cuando la escuché por primera vez en aquel lejano 1970, y que me sigue enamorando ahora.

SherylCrow.062317
Sheryl Crow en una imagen reciente

En esta pieza Sheryl toca junto a Brandi Carlile, Sting y Eric Clapton, que se encarga del solo. Se da la curiosidad de que Eric Clapton ya tocó este tema con George Harrison en el concierto por Bangla Desh de 1971.

Sin duda, un nuevo disco gigantesco de Sheryl. Y sigue rechazando mis proposiciones de matrimonio. La vida es dura.

Disfruten de la música, y feliz septiembre.

Sheryl Crow, cuando el rock es pureza

No suelo publicitar productos ni cuestiones relacionadas con el consumo. Pero es que Sheryl Crow no es un producto, ni es consumo. Sheryl Crow es la compositora, cantante, y artista más grande que ha visto el universo desde que Miguel Ángel pintó la Capilla Sixtina.

¿Se nota que estoy locamente enamorado? Pues tiene usted razón. Es un amor no correspondido por supuesto, pero eso no lo distingue de las decenas de amores no correspondidos que he tenido en mi vida.

Sheryl Crow presenta nuevo disco el día 30 de agosto, “Threads”, y nos trae ese sonido rockero americano puro y directo que tanto nos gusta a sus fans y seguidores incondicionales. Después de una aventura con unos discos más suaves, con un sonido más melódico, Sheryl ha vuelto a sus orígenes, algo que ya comenzó en su disco anterior, y continúa en este.

Sheryl-Crow-Threads
“Threads”, nuevo disco de Sheryl. Rock puro y genuino, desde el primer acorde hasta el último

Leer más “Sheryl Crow, cuando el rock es pureza”

Tiempos de libertad, tiempos para soñar

Hubo un tiempo de libertad. Un tiempo donde el tiempo era nuestro. Donde nuestra palabra era nuestra, y era sagrada. Donde podíamos movernos sin miedo al ojo que todo lo ve, y al oído que todo lo oye. Donde no temíamos la mano que roba nuestros sueños, nuestros senderos, nuestra libertad.

Hubo un tiempo para soñar. Un tiempo para sentir que todo lo que quedaba atrás quedaba atrás, sin miedo de que apareciese frente a nosotros de nuevo. Un tiempo en el que podíamos cantar a las estrellas, y saludar desnudos al Sol del amanecer, sin miedo a sentir que éramos culpables de sentirnos felices, de que podíamos reír y bailar, sin pretensiones y sin cadenas, solo por el mero placer de gritar que, un día más, la eterna noche se ha roto con el primer rayo de la mañana, y hemos podido tomar esa mano amiga que nos acompaña, y juntos hemos saltado el último muro de la vergüenza, y hemos encontrado un nuevo hogar, donde poder construir una nueva senda. Donde poder sentir que rostros amigos celebraban nuestra llegada, y abríamos nuevos sueños juntos, sin miedo, sin importarnos nuestros colores, sin que nada importe, excepto el camino que recorremos juntos, para completar nuestras vidas con nuevas formas de trabajar la paz, el amor, el futuro, y el deseo de crear un mundo mejor. Un mundo de libertad.

Hubo un tiempo para crear. Para modelar una vida que ya no volverá más. Ahora esos muros son fríos, son enormes, son de acero y muerte. Ahora esos muros ya no se pueden saltar. Pero lo haremos. Saltaremos los muros que nos enfrentan a nuestro futuro. Que nos roban nuestros sueños de libertad. Y daremos al mundo un ejemplo de lo que es buscar la paz.

Hubo un tiempo de libertad. Ese tiempo pasado, volverá. Y nos verá sonriendo. Nos verán cantando de nuevo. De nuevo, un nuevo mundo para soñar. Y para aquellos que vendrán detrás. Por ellos cantamos de nuevo. Por ellos, los muros caerán.

Broken bricks wal and landscape


 

George Harrison, el beatle silencioso

No es miércoles musical, pero llevo tiempo sin abrir este blog con música, y, sin música, ¿qué sentido tiene la vida? La armonía del universo se creó con música. Y con música se cerrará el último capítulo de la vida.

Cuando el grupo musical The Beatles se separó, todos esperaban que Lennon y McCartney siguiesen adelante con sus carreras en solitario. También se esperaba grandes composiciones del increíble George Harrison, el “beatle silencioso” como se le conocía.

Lo que nadie esperaba es que su primer disco “All things must pass”, fuese a ser una obra maestra brutal, demoledora, que consiguió un reconocimiento mundial, llegar al número 1, y obtener un éxito como pocos podrían haber imaginado. Fue la consagración en solitario de un músico cuyas melodías, profundas, oscuras, directas, se clavan en el corazón y en el alma. Letras puras, que hablan del ser humano, de espiritualidad, de la grandeza del ser humano, y de cómo esa grandeza se pierde por incontables agujeros de codicia, de dolor, de guerra, de miseria.

harrison-clapton-11-01-13
George Harrison y Eric Clapton durante el concierto de Bangla Desh

Leer más “George Harrison, el beatle silencioso”

Los ángeles no necesitan tener alas

Hoy, como llega un nuevo miércoles musical, y estamos a punto de entrar en la Navidad, iba a poner una canción ambientada en la temática. Pero me he dicho que para qué voy a hacerlo, si soy un simple ateo, con una reserva hotelera en una de las mejores habitaciones de los fuegos del infierno.  Así que he traído un tema de una mujer que me recuerda, en ciertos aspectos clave, a alguien que supo sacarme de otro infierno: el que vivía en vida tras un fracaso amoroso que marcó una parte importante de mi vida.

El amor es algo complicado. Y complejo. Y para volverse loco. Pero no podemos dejar de amar, como no podemos dejar de respirar. Porque si dejamos de respirar, muere el cuerpo. Pero si dejamos de amar, lo que muere es el alma, y entonces el cuerpo no es más que una funda vacía que camina sin sentido por la vida.

angel_night

Leer más “Los ángeles no necesitan tener alas”

Rock del bueno sin aditivos, conservantes o colorantes

Efectivamente, así es. En este miércoles musical no quiero traer aquí mis rollos filosóficos, discursos grandilocuentes de esos que marean, y frases con más esdrújulas que ceros me pusieron en el colegio.

No. Hoy toca dejar descansar las neuronas un rato, aunque sea unas horas, y olvidar el origen y el destino del universo, o el principio de incertidumbre, o la explicación física que le permite a mi perrita Lyra comer un volumen de galletas superior a su estómago cada día. Hoy toca olvidarse de todo, y dejarse llevar por el sonido de esa maravillosa guitarra Fender Stratocaster de Mark Knopfler y su banda, Dire Straits, y esa voz que canta hablando, o quizás que habla cantando.

lyra_playa
Lyra en la playa de mi pueblo, en un momento en el que no comía galletas

Leer más “Rock del bueno sin aditivos, conservantes o colorantes”

Qué original eres, Sheryl

Es miércoles, y esta entrada, que era para la semana pasada, quedó a la espera de mejor momento.  Ahí va.

Lo cierto es que Sheryl Crow puede darnos conciertos intimistas, suaves, de aquellos que notas cómo respiras el mismo aire que los músicos, en un ambiente cercano. Y luego, de pronto, Sheryl nos trae conciertos multitudinarios, llenos de luces y de fuerza. Espectáculo puro para miles de entusiastas que disfrutan en las sombras del poder de su música. Uno sale de este tipo de conciertos multitudinarios caminando sobre las nubes, y esa noche no toca dormir, toca irse con los amigos a un pub, a terminar la velada jugando al billar, hasta ver el Sol amanecer. Qué noches aquellas en las que no pisaba mi cuarto y me iba a trabajar directamente, para escándalo de mi madre.

Bueno, que me estoy desviando. El tema que traigo, “You’re an original” (Eres muy original), nos trae la esencia más pura de Sheryl Crow, con su sonido más clásico, pura fuerza y energía. El tema tiene un elemento fundamental, que es el rift de la guitarra, acompañado por el bajo, que se va repitiendo hasta llegar a los chorus. Ese rift dota al tema de una verdadera personalidad, siendo como parece muy sencillo, pero, como siempre, lo aparentemente sencillo guarda un secreto, que es la implicación que el oyente tiene nada más comenzar los primeros compases.

Un diez para el montaje del vídeo, muy adecuado, y muy bueno para ir contemplando detalles de los músicos, bien combinados con los planos generales. Rock del puro, del de ayer, del de hoy, del de siempre. Solo los grandes músicos saben hacer grande el directo. Y Sheryl reina como nadie en el directo.

Señoras y señores, con ustedes, Sheryl Crow.