El legado de “El Señor de los Anillos”

Miércoles. Es decir, música.

Suelo decir, y es cierto, que son escritores como Isaac Asimov o Arthur C. Clarke los que más me han influido en mi vida a la hora de imaginar historias. Pero estoy siendo injusto, cuando no introduzco el nombre de un hombre muy especial, un mago de las letras: J.R.R. Tolkien. El padre de “El Señor de los Anillos” o “El Hobbit”, creo que supera todos los sueños de lo que un escritor puede llegar a crear con una simple pluma.

Porque no nos podemos llevar a engaño; hay grandes escritores, y no a todo el mundo le gustará la obra de Tolkien. Es normal. Pero nadie puede negar, ni por un instante, su magnificencia, su visión gigantesca de un universo casi infinito, y su capacidad para crear mundos inagotables, que son tan reales como lo es el Sol al amanecer. Un Sol que brilla con una luz interminable, que pervivirá siglos. El nuevo Homero del siglo XX.

el_senor_de_los_anillos

Leer más “El legado de “El Señor de los Anillos””

Anuncios

Si solo va a leer un libro de la saga Aesir-Vanir

De vez en cuando algún lector me pregunta por dónde empezar a leer la saga, o directamente comienzan con alguno de los libros que le ha parecido más interesante por uno u otro motivo.

En todo caso, si el lector quiere leer uno y solo uno de los libros de la saga, mi recomendación es que sea “Operación Fólkvangr“. ¿Por qué? Por dos razones: una, es un libro corto, ligero, y según me han dicho, bastante dinámico, de lectura fácil. Obviamente eso es el lector quien lo decide, pero esa parece ser la impresión general.

En segundo lugar, es un libro cerrado, como todos, pero aquí además no hay dependencias de situaciones con respecto a otros libros. Es el preludio de “La leyenda de Darwan”, pero no tiene un requerimiento de lectura de la trilogía para leer este libro.

La segunda recomendación sería la propia trilogía de “La leyenda de Darwan”, pero son tres libros con una lectura bastante más densa, lo que se conoce como “space opera” y “ciencia ficción dura”.

Dejo aquí el vídeo con la sinopsis y música que escribí para el “booktrailer”, con un estilo que evidencia el formato desenfadado y dinámico de la obra. La química entre Vasyl Pavlov y Sandra sea probablemente lo que más se destaca de esta obra.

Por ello, quería dejar constancia de este punto en esta entrada, que también traslado a los consejos generales de lectura de la saga en la sección correspondiente del blog. Y, como siempre, muchas gracias por su interés.

Sala Hipatia: literatura virtual y real

Como comenté hace unos días, llevo un tiempo preparando un pequeño proyecto muy personal, que nace de una idea que tuve relacionada con mi trabajo. Esa idea fue cambiando y evolucionando, y ha dado lugar a un concepto que presentaré a continuación. Esa idea ya ha tomado forma en una primera versión, y tendré el placer de presentarla con un primer vídeo este próximo viernes.

¿En qué consiste la idea? Básicamente, estamos rodeados de un mundo gráfico, de un mundo visual, de un universo donde son las imágenes y los sonidos los que nos envuelven. Las generaciones actuales están completamente hipnotizadas por ese mundo de luz y sonidos que lo llenan todo. De ahí que los “youtubers” y los “booktubers” tengan tanto éxito. Incluso hay gente que ve las series y películas a mayor velocidad de la normal, muchos al 150%, porque aún se entiende lo que se dice, y de ese modo pueden ver más material en menos tiempo. Hacen lo mismo con los podcast.

hipatia_agora
La actriz Rachel Weisz interpretando a Hipatia en la película “Ágora” de Alejandro Amenábar

Leer más “Sala Hipatia: literatura virtual y real”

Sandra Sánchez, cuando la mente es la clave

Hoy me va a permitir el lector que lleve a cabo un sincero homenaje a una deportista de élite española que, como tantos otros, no tiene reconocida su valía por practicar un deporte muchas veces denostado: el karate. Ella es Sandra Sánchez, deportista que tiene que pagarse de su bolsillo los gastos para representar a España, tal como explica en la entrevista que he dejado a continuación, algo muy habitual con muchos deportistas de élite españoles.

Sandra es campeona  del mundo “all time” de karate, en la variante de katas, y ahora explicaré qué significa esto. “All time” indica que es la número uno de todos los tiempos. En artes marciales, y en karate, existe una clasificación típica, que es la del número 1 del momento, y otra que tiene en cuenta a todos los deportistas de todos los tiempos. Sandra está clasificada actualmente como número 1 de todos los tiempos.

sandra-sanchez-federacion-canaria-karate
Sandra Sánchez

Leer más “Sandra Sánchez, cuando la mente es la clave”

Fragmento de “Yggdrasil”

El otro día, mi hermana me amenazó con que debía volver, en el Libro XIII, “Yggdrasil”, al estilo narrativo de “La leyenda de Darwan”, dejando de lado el modelo del Libro XII. Si no lo hacía, dejaría de invitarme a tomar café con croissants. Yo le dije lo de siempre: cada estilo, y cada libro, es una nueva aventura literaria que hay que explorar. Pero ella gusta de la acción, explosiones, y no del tono costumbrista del Libro XII.

Pero, al parecer, su impresión inicial sobre el Libro XII la tuvo cuando llevaba solo algo menos de la mitad del mismo. Ahora que lo está acabando parece estar más satisfecha. Y es normal; el libro es un “crescendo” constante, modelado así desde el principio. Aunque ella nunca sabrá que, de todos modos, “Yggdrasil” volvería a la esencia de La leyenda de Darwan.

Pero que nadie se lo diga. Peligra mi café, y eso es sagrado…

Fragmento de “Yggdrasil”.

portada_yggrasil

Leer más “Fragmento de “Yggdrasil””

El baúl de los textos perdidos

Todos los que somos de la era anterior a Internet, y  quizás algunos de los que son posteriores, tenemos libretas perdidas con textos que nunca llegaron a convencernos. Relatos, novelas, reflexiones, pensamientos, poemas, ensayos, contenidos en general que quedaron, y quedarán, para siempre, en el baúl de los textos perdidos.

Estaba recientemente escribiendo una nueva entrada para este blog, cuando, al terminar de revisarlo, decidí que el texto no merecía la pena ser publicado. Quizás porque es demasiado personal, quizás porque el contenido no tiene un valor que pueda ser de interés para el lector, o quizás porque, simplemente, no es algo que merezca la pena ser leído.

Visto lo visto, ese texto conforma el número 63 de los textos que tengo aparcados para este blog de La leyenda de Darwan, y que, en su inmensa mayoría, nunca verán la luz. Eso significa que casi uno de cada diez textos que escribo va directamente a la basura. Textos condenados porque no han superado la prueba que nosotros nos imponemos a nosotros mismos. Y la doble pregunta que surge es:

¿Cuál es el punto, cuál es la condición, según la cual, un texto no superará la prueba? ¿Cómo podemos saber si un texto determinado podrá gustar o no al lector?

baul

Leer más “El baúl de los textos perdidos”

George Harrison, el beatle espiritual

Es miércoles, hora de traer algo de música a esta nave espacial que es La leyenda de Darwan.

Los de mi generación crecimos con sonidos eléctricos, acústicos, y, por encima de todo, analógicos. Micrófonos con cables gordísimos, amplificadores de válvulas que si se te caían en un pie te lo destrozaban, altavoces más altos que un jugador de basket, baterías de madera y tela, órganos Hammond con un ventilador dando vueltas (el famoso wah-wah), y, sobre todo, guitarras. Muchas guitarras y bajos.

También crecimos con un concierto en la memoria: el concierto de Bangladesh, nación que acababa de nacer en aquel momento tras una guerra con Pakistán, y que sufría una hambruna terrible. George Harrison, amante de toda la cultura oriental, especialmente de la India, organizó el que sería el primer concierto benéfico de la época en 1971. Llamó a varios músicos importantes de entonces, y preparó un concierto multitudinario, que dio lugar a un disco de tres LPs. El dinero fue a parar íntegramente a una asociación para ayudar a Bangladesh, lo que hoy conocemos como una ONG. Entonces no éramos tan modernos. Aunque sí más jóvenes. Y soñadores.

En este vídeo puede verse a George Harrison interpretando “While my guitar gently weeps” (mientras mi guitarra llora), canción de su creación que nació en el impresionante “white LP” de The Beatles, y que aquí interpreta junto a Eric Clapton. Por cierto, Eric Clapton es, para muchos, el guitarrista más grande de la historia. No sabría decirlo, porque hay muchos estilos y grandes guitarristas en la historia, pero es un monstruo de la música, eso sin duda.

Y por cierto, el de la batería es, por supuesto, Ringo Starr, batería de The Beatles. John Lennon y Paul McCartney no estuvieron presentes. Sí estaba presente Billy Preston con su órgano Hammond, y Bob Dylan, entre otros.

Música sin electrónica, sin rayos láser, sin efectos especiales. Solo música. Era increíble lo que aquellos chicos podían hacer. Años maravillosos que quedarán en nuestra memoria para siempre. Nunca te olvidaremos George. Qué grande fuiste.